21 de agosto de 2015

Beato LADISLAO FINDYSZ. (1907-1964).


Martirologio Romano: En Nowy Zmigród, Polonia, beato Ladislao Findysz, presbítero y mártir, que murió a causa de la cárcel y los padecimientos soportados a causa de la fe, bajo un ´regimen contrario a la dignidad humana y cristiana.

Nació en Kroscienko Nizne cerca de Krosno (Polonia), en el seno de una familia campesina de profunda tradición católica. En 1927 ingresó en el seminario mayor de Przemysl, donde estudió Filosofía y Teología. Su formación sacerdotal tuvo lugar bajo la dirección del rector, el beato Juan Balicki. En 1932 fue ordenado sacerdote. 
Asumió el cargo de segundo vicario parroquial en la parroquia de Boryslaw (en la actual Ucrania). En 1935 fue nombrado vicario parroquial de Drohobycz (hoy pertenece a Ucrania), y en 1937 fue trasladado, también como vicario, a la parroquia de Stryzow, donde en 1939 fue nombrado administrador de la misma. En 1940 fue nombrado vicario en Jaslo y en 1941 el de administrador de la parroquia de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en Zmigrod Nowy, siendo párroco de la misma al año siguiente. Durante la guerra, en 1944, como todos los habitantes del pueblo fue expulsado por los alemanes. A su regreso en 1945, se dedicó a reorganizar su parroquia.
Después de la guerra, bajo el gobierno comunista, fueron tiempos difíciles para su misión pastoral, a la que se entrega para salvar a los jóvenes del adoctrinamiento ateo; ayudó a sus expensas a familias de cualquier nacionalidad o confesión y salvó a muchos greco-católicos de Lemki, perseguidos por los comunistas.
Sus actividades fueron incómodas para las autoridades soviéticas y en 1946 fue vigilado por los servicios secretos. En 1952, las autoridades académicas lo suspendieron del ejercicio de la enseñanza de la catequesis de la escuela; además no se le permitió trabajar en el territorio parroquial que estaban al otro lado de la frontera. Fue nombrado en 1962 arcipreste de Nowy Zmigrod. En 1963 inició la actividad pastoral de las "obras conciliares de bondad" (para el mantenimiento espiritual del Concilio Vaticano II), enviando cartas a los feligreses en situación religiosa y moral irregular. Las autoridades comunistas lo acusaron de obligar a los fieles a prácticas y ritos religiosos. En 1963 fue arrestado y conducido al castillo de Ezeszow y fue condenado a dos años y seis meses de prisión. Fue públicamente desacreditado, calumniado y condenado a través de publicaciones falsas en la prensa. En la cárcel fue sometido a malos tratos, humillaciones físicas, psiquicas y espirituales. En 1964 fue trasladado a la cárcel central de la calle Montelupich de Cracovia. En la cárcel se le operó de tiroides que le dejó mal parado, y que se le complicó con un carcinoma de exófago que no le trataron, y le dejaron que se muriera lentamente sin asistencia médica.
La curia episcopal, de varios e infroctuosos intentos, logró su liberación en 1964 y regresó a su parroquia de Nowy Zmigrod. Con gran paciencia y sumisión a la voluntad de Dios entregó su alma a Dios en su querida parroquia. Se le considera un mártir de la fe.