30 de julio de 2015

Santos ABDÓN y SENÉN. M. 254.


Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio de Ponciano, en la vía Portuense, santos Abdón y Senén, mártires.

Mártires que eran hermanos. Eran dos nobles persas que fueron llevados prisioneros a Roma, donde se dedicaron al servicio de los cristianos detenidos y a darles sepultura. Algunos autores sitúan su martirio durante la persecución de Decio, otros durante la de Diocleciano. 
El emperador mandolos prender y guardar con otros persas que había cautivado, entrando con ellos en Roma con gran magnificencia. Después hizo que Claudio, pontifico del Capitolio, exhortase a Abdón y a Senén a que adorasen los ídolos; mas los santos, con gran resolución, le respondieron que sólo a Jesucristo reconocían por Dios, y a El le habían ya ofrecido el sacrificio de si mismos. Azotáronlos cruelmente con plomadas, y, desnudos en el anfiteatro, soltaron contra ellos tres leones feroces, Ios cuáles se echaron a los pies de los santos mártires. El juez Valeriano, atribuyendo este milagro a arte mágica, mandó que allí los despedazaran, y sus almas subieron al Cielo.
Fueron sepultados en el cementerio Ponciano de la vía Portuense de Roma. Su culto si bien fue muy extendido, hoy ha sido restringido a los calendarios locales.