26 de julio de 2015

San JORGE PRECA. (1880-1962).


Martirologio Romano: En La Valetta, capital de la isla de Malta, san Jorge Preca, presbítero, que se entregó amorosamente a la formación catequética de los niños y fundó la Sociedad de la Doctrina Cristiana, cuya misión es ser testigos de la Palabra de Dios y propagarla.

Nació en La Valletta, Malta. En 1888 la familia se trasladó a la ciudad de Hamrun, cercana a La Valletta. Ingresó en el seminario y fue ordenado sacerdote e 1906. Durante algunas semanas sólo salió de casa para celebrar misa; el resto de tiempo lo pasaba en oración y contemplación. Algunos lo definieron “el san Felipe Neri de Malta”. Recién ordenado sacerdote comenzó a reunirse con algunos jóvenes de Hamrun para formarlos en la lectura de la Escritura. Así nació en 1907 la Sociedad de la Doctrina Cristiana, al servicio de la catequesis, de la que él fue el fundador. 
Al inició llamó a su asociación “Societas Papiduum et Papidissarum”, pues quiso que tuviera una devoción especial al Papa. Luego escogió la palabra “Museum” -museo para conservar la palabra de Dios- palabra que el convirtió en el acróstico: “Maestro, ojalá que todo el mundo siga el Evangelio”. Este fue el gran anhelo que impulsó a don Jorge a lo largo de toda su vida. 
En 1910 fundó la rama femenina. La Sociedad atravesó momentos de dificultad y prueba. En 1909 recibió la orden de cerrar todos los centros, y obedeció sin quejas. Ante la protestas de los párrocos el obispo revocó la orden. En los períodicos de los años 1914-1915, fueron criticados con artículos infamantes, pero don Jorge pidió a sus socios que los aceptaran con mansedumbre y serenidad. Escribió numerosos libros de dogmática, ascética y moral. Fue un gran consejero espiritual y fue también apóstol del misterio de la Encarnación. Tomó como lema para su fundación: “Verbum Dei caro factum est” (Jn 1, 14). En los momentos de prueba se encomendó a María. En 1918 se inscribió en la Tercera Orden Carmelitana, eligiendo, al profesar, el nombre de fray Franco. Además quiso que todos los miembros de su comunidad, llevaran el escapulario del Carmen. Tuvo una devoción especial por Nuestra Señora del Buen Consejo y divulgó con empeño la medalla milagrosa. Después de una vida entregada al apostolado murió con fama de santidad en su casa en Santa Venera, Malta. Es el primer santo de la isla de Malta. Fue canonizado por SS Benedicto XVI el 7 de junio de 2007.