7 de julio de 2015

Beato BENEDICTO XI. Papa (1303-1304). (1240-1304).


Martirologio Romano: En Perugia, de la Umbría, tránsito del papa beato Benedicto XI, dominico, quien, benigno y bondadoso, conciliador y amante de la concordia, promovió durante su breve pontificado la paz en la Iglesia, restauró la disciplina y fomentó la vida cristiana.

Niccoló di Bocassio nació en Treviso; hijo de un notario pobre. Ingresó en los dominicos con 15 años, donde realizó sus estudios y fue ordenado sacerdote. Fue enseñante de las escuelas conventuales de Venecia y de Génova. Escribió un "Comentario al evangelio de Mateo". En 1286 fue elegido provincial de Lombardía. El Capítulo de 1296 lo eligió maestro general de los dominicos. Fue elegido por el Pontífice, con el general de los franciscanos, para negociar la paz entre los reyes de Francia e Inglaterra, en guerra desde hacía años. La misión fue un éxito y concluyó en 1298. Llevaba dos años en el cargo cuando el papa Bonifacio VIII lo creaba cardenal-diácono. En 1300 fue consagrado cardenal-obispo de Ostia y Velletri, con la consiguiente función de decano del Sacro Colegio. En el 1301 fue nombrado legado pontificio en Hungría; cargo que desarrolló con prudencia hasta su retorno a Roma en 1302. Estaba ya en Roma cuando el papa promulgó la famosa bula "Unam Sanctam" (1302) en la que centralizaba el poder de la Iglesia y del Papado. Acompañó al Papa durante el tiempo de su enfrentamiento con Felipe IV de Francia. Estuvo con el Papa cuando Nogaret, en Anagni, abofeteó al Pontifice, y un mes más tarde el Papa moría perplejo todavía de la agresión. 
Fue elegido Papa en el 1303. Durante su pontificado no sólo quiso guardar para sí mismo la sencillez, sino que también se la impuso a su familia, aunque practicó el nepotismo al darles cargos de relevancia para tener apoyos. Quiso además que se impusiera la paz y la reconciliación. Levantó la excomunión a Felipe IV el Hermoso. Absolvió de las censuras en que habían incurrido los Colonna y les reintegró los bienes que les habían confiscado, así como sus derechos civiles, que les había privado Bonifacio. Pero, por amor a la justicia, no los quiso reintegrar en el colegio cardenalicio, ni otorgó perdón a Sciarra Colonna que con Nogaret fue protagonista del atentado de Anagni. El rey francés no aceptó la actitud del Papa y le exigió que condenara a su predecesor Bonifacio, pero Benedicto se negó y promulgaba la bula "Flagitiosum scelus", en la que se condenaba a los jefes del atentado y a la ciudad de Anagni por no haberla impedido. Gobernó la Iglesia a satisfacción de los buenos y vivía con moderación. En abril de 1304 decidió salir de Roma, porque la lucha partidista le parecía insoportable. Estaba en Perugia cuando parece fue envenenado por amor a la paz; se cree que por los mismos que participaron en el atentado de Anagni. Su culto fue confirmado en 1736.