18 de junio de 2015

San CALÓGERO "el Anacoreta". (c.466 - c.561).

(Calogerio)
Buen viejo. Monje

Martirologio Romano: En el monte Cronio (hoy Gemmariario), cerca de las termas de Selinunte, en Sicilia occidental, san Calógero, eremita.


Nació en Calcedonia, junto al Bósforo, en un pueblo de la antigua Tracia. Desde niño fue muy devoto y, ya joven, peregrinó de Constantinopla a Roma, donde lo recibió el papa san Félix III y le dio permiso para vivir en soledad en un lugar impreciso.
En este lugar tuvo una visión angélica o una inspiración celestial, que le indicó que debía evangelizar Sicilia; se entrevistó con el Papa del que obtuvo la autorización para partir hacia la isla, con sus compañeros san Felipe, Onofrio y Arquileon, para liberar aquel pueblo de los demonios y de la adoración de los dioses paganos. Mientras san Felipe se dirigió a Agira y Onofrio y Arquileon se fueron a Paternò, Calógero, durante el viaje a Lípari, en las islas Eolias, fue invitado por los habitantes para que se quedara con ellos durante algún tiempo, predicando el Evangelio y enseñándoles cómo utilizar las aguas termales en los momentos de necesidad. 
Durante su permanencia en la isla de Lípari, tuvo la visión de la muerte y condena del rey Teodorico, rey de los lombardos. Después de otra visión, se dirigió a Sicialia y vivió en Sciacca (Sicilia). Convirtió a sus habitantes y curó a los poseídos. En el monte donde vivió hoy se le llama: monte San Calógero. Es recordado por su soledad, por la felicidad con la que gozó la vida, y por sus exorcismos. Su vida está plagada de leyendas piadosas. Patrón de Agrigento.