16 de junio de 2015

San BENÓN DE MEISSEN. (1010 - c.1106).

(Bennón, Bernardo. al.: Benno von Meißen).
Oso fuerte.

Martirologio RomanoEn Meissen, en Sajonia, san Benón, obispo, que fue depuesto de su sede y enviado al exilio por defender la unidad de la Iglesia y mantenerse fiel al Romano Pontífice.

Nació en Hildesheim en el seno de una noble familia, fue criado por san Bernwardo. En 1053 era conde de Ostfalengau. Fue educado en la abadía benedictina de San Miguel de la misma ciudad, de donde fue abad. Fue canónigo de del convento palatino de los Santos Simón y Judas de Goslar, capellán del emperador Enrique III y obispo de Meissen (Sajonia) en 1060. Participó en la política compleja y versátil de su tiempo. Salió en defensa del papa san Gregorio VII en la lucha de las investiduras con Enrique IV, pasó algún tiempo en prisión por oponerse al emperador, aunque no siempre defendió al Papado con igual ánimo. Junto con otros obispos de ideas anti imperiales fue desterrado y destituido de su cargo en 1085 por el sínodo de Maguncia. Tras la muerte de san Gregorio VII, Benón se mostró conciliador y en el 1085 hizo un viaje a Italia para hacer acto de sumisión al antipapa imperial Clemente III; fue absuelto por este último y obtuvo del mismo una carta de recomendación para el emperador merced a la cual pudo regresar a su diócesis, donde permaneció sin oposición hasta 1088. Dejó de defender al emperador en 1093, y en 1097 reconoció al papa legítimo san Urbano II. Los últimos años de su vida se los pasó predicando a los vendos de su diócesis. 
Según la leyenda, al abandonar Meissen, habría ordenado a un canónigo arrojar al río Elba las llaves de su catedral si el emperador excomulgado insistía en entrar por la fuerza. Cuando regresó a Roma, un pescador le entregó un gran pez de cuyas aletas pendían las llaves. De acuerdo con otra versión, las habría encontrado en el vientre de un pez que se le sirvió en la mesa. Se advierte así una variante cristiana de "El Anillo" de Polícrates. Fue canonizado el 31 de mayo de 1523 por el papa Adriano VI. Su canonización hizo enfurecer a Lutero. Patrón de Munich y de toda Baviera.