16 de junio de 2015

San AURELIANO DE ARLES. (523 - 551).

(fr.: Aurélien d’Arles).
Dorado

Martirologio Romano: En Lyon, en la Galia, sepultura de san Aureliano, obispo de Arlés, el cual, nombrado vicario en la Galia por el papa Vigilio, fundó en su ciudad dos monasterios, uno masculino y otro femenino, a los que dio una Regla propia.

Era originario de una familia aristocrática de Borgoña, cercana al poder, que jugaba un papel importante cerca de los reyes francos. Aureliano era hijo de san Sacerdote, quien llegara a ser en 544 arzobispo de Lyon y primo hermano de san Nicecio, sucesor de san Sacerdote en la sede arzobispal de Lyon.
Aureliano sucede a Auxanio en la sede de Arlés el 23 de agosto de 546. Su designación a la edad de 23 años para tan importante sede episcopal de Francia es debida tanto a sus cualidades espirituales y religiosas como a la pretensión del rey merovingio Childeberto I de tener un punto de apoyo fiable en la zona mediterránea. No es sorprendente tampoco que el nuevo arzobispo recibiera, muy poco tiempo después de su consagración, el Palio y el vicariato, manifiestamente de acuerdo a la voluntad de Childeberto I. En efecto, en 548, el papa Vigilio le nombró vicario de la Santa Sede y le otorgó el Palio, con lo que coordinó con gran celo y santidad la acción pastoral de los obispos de su región, siguiendo fielmente la recomendación que le hiciera el papa Virgilio de que ante la duda en materia de fe consultase a la Sede Apostólica. 
En el año 547 o 548, Aureliano fundó en Arlés un monasterio masculino, por orden del rey Childeberto I, al que tuvo en gran estima. Este monasterio llamado Monasterio de los Santos Apóstoles, hoy desaparecido, es el origen de la actual Iglesia de la Santa Cruz, (Sainte-Croix en francés), del barrio de La Roquette de la ciudad de Arlés. Su primer abad fue Florentinus. Aureliano enriqueció la iglesia de este monasterio de reliquias "fort précieuses" y le dio una regla llena de honestidad y mortificación, de inspiración benedictina. Fundó igualmente en 547 o 548 en el interior de las murallas de la ciudad, en un lugar hoy desconocido, un monasterio femenino bajo la advocación de la Santa Virgen, dotado de la misma regla monástica que el masculino en su "Regla ad monachos y Regula ad virgenes"
Asistió al Concilio de Orleans el 28 de octubre de 549. Se sabe a través de san Gregorio de Tours que, ese mismo año, Arlés fue golpeada por la peste de Justiniano. Las actas de dicho concilio están firmadas en primer lugar por san Sacerdote, arzobispo de Lyon y padre de Aureliano, y por éste último inmediatamente después. Poco tiempo después, en 550, en el marco de la Controversia de los Tres capítulos, Aureliano envió a Anastasio, un clérigo de su iglesia a Constantinopla para entrevistarse con el papa Vigilio para asegurarse de la veracidad de las opiniones emitidas por el papa. El 29 de abril de 550, el papa Vigilio le remitió una carta a través de su enviado.
En 1308 se descubrió una inscripción sobre su tumba en la iglesia de Saint-Nizier de Lyon en la que se indica que Aureliano murió en esa ciudad.