29 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Siro de Génova. M. c. 380. 
Refulgente como el sol. Sirio. 
Martirologio Romano: En Génova, en la Liguria, san Siro, venerado como obispo.
Obispo de Génova (324 - c.380), que contribuyó mucho, una vez pasadas las perturbaciones, a restablecer con firmeza una serena y ordenada disciplina. En oración, ante la Eucaristía, intentaba descubrir el dedo de Dios sobre su vida y sobre su acción apostólica. Patrón de Génova.  

Santa Emma de Gurk. M. c. 1045. 
(Ema, Gemma. al.: Hemma von Gurk). 
Nodriza, fuerza.
Martirologio Romano: En Gurk, en el territorio de Carintia, santa Emma, condesa, que vivió cuarenta años como viuda y dio muchas limosnas a los pobres y a la Iglesia.
Se casó con Guillermo, conde de Sann, perteneciente a la rica y noble familia del ducado de Carantania y landgrave de Carintia. Estrecha pariente de san Enrique II. Después de haber perdido a su esposo y a su hijo, cedió voluntariamente la mayor parte de sus bienes en provecho de los conventos y parroquias. Fundó el monasterio de Gurk, donde vivió la perfección religiosa durante 40 años, dedicada a administrar de la forma más caritativa su rico patrimonio. También fundó otro monasterio masculino en Admont. Confirmó su culto SS Pío XI el 5 de enero de 1938.

Beata Salomé de Niederaltaich. s. XI. 
(al.: Salome von Niederaltaich).
Completa. Paz, sana y armoniosa.
Su vida está envuelta en la leyenda. Se dice que Salomé fue una princesa anglosajona, exiliada de su país natal, de regreso de una peregrinación a Jerusalén, se quedó ciega en las cercanías de Regensburg y después de caerse en el Danubio cogió la lepra y por ello tuvo que mendigar. 
El abad de Niederaltaich la acogió en el monasterio y, según la voluntad de ella, la hizo emparedar en una celda que daba al coro de la iglesia monacal. En el mismo monasterio, ayudada por una prima, viuda devota de origen bávara de nombre Judit; ambas se hicieron anacoretas bajo la obediencia de la abadía benedictina de Niederaltaich. Salomé murió antes que Judit, después de soportar grandes sufrimientos físicos. 

Santos Pablo Wu Anjyu, Juan Bautista Wu Mantang y Pablo Wu Wanshu. M. 1900. 
Martirologio RomanoEn la aldea de Xiaoluyi, cerca de Shenxian, en la provincia china de Hebei, santos mártires Pablo Wu Anjyu, su hijo Juan Bautista Wu Mantang y su sobrino Pablo Wu Wanshu, que, en la persecución llevada a cabo por la secta de los Yihetuan, recibieron juntos la corona del martirio por confesar que eran cristianos.
Pablo Wu Anjyu era del poblado de Si Hoteu, pero se había refugiado en Siao-Luy, junto con su hijo Juan Bautista Wu Mantang y su sobrino Pablo Wu Wanshu. Los cristianos de su pueblo, cuando supieron la llegada de los bóxers, se fueron al bosque cercano, pero allí acudieron los bandoleros y fueron matando a los cristianos conforme los encontraban: Juan Bautista huía junto con un amigo pagano y cuando ambos fueron apresados, el pagano alegó que no era cristiano para salvar su vida, y Juan Bautista, en cambio, dijo que era cristiano, lo que le valió ser asesinado en el acto. Su padre y su primo estaban bien escondidos, pero cuando el muchacho vio a los bóxers salió huyendo; lo cogieron los bandidos y lo mataron. Visto lo cual, salió también el tío, confesó su cristianismo y fue masacrado. Pablo tenía 62 años, Juan Bautista 17 años y el sobrino 16. Los tres han sido canonizados el 1 de octubre de 2000.

Santas María Du Tianshi y Magdalena Du Fengju. M. 1900. 
(María Tian de Du, María Tou-T'ien-Cheu)Excelsa. Amada de Dios. Hermosa, espejo. Amargura. 
(María Magdalena Tou-Fong-Kiu). De Magdala. Torre de Dios. 
Martirologio Romano: En la aldea de Dujiadun, también cerca de Shenxian, en la provincia china de Hebei, santas mártires María Du Tianshi y su hija Magdalena Du Fengju, que, en la misma persecución, sacadas de un cañizal donde se habían ocultado, murieron por su fe en Cristo, siendo Magdalena enterrada cuando aún no había fallecido.
Magdalena era hija de María y ambas eran fervorosas cristianas. La madre tenía 42 años y la hija tenía 19. Fueron masacradas en el poblado de Dujiadun, China, el 29 de junio de 1900 por una banda de boxers que habían llegado al pueblo buscando cristianos. Ellas corrieron a esconderse en un cañaveral, pero allí fueron localizadas y asesinadas mientras confesaban la fe, y aún no había muerto la joven cuando la echaron a la fosa. Fueron canonizadas el 1 de octubre de 2000 por san Juan Pablo II.