25 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Sosípatro. s. I. 
Salvador del padre.
Pariente y discípulo de san Pablo (Rm 16,21), acompañó al Apóstol en algunos de sus viajes: según la tradición pasó los últimos años de su vida en la isla de Corfú. 

Santa Febronia de Nísibis. M. 304. 
Purificador, febrero. 
Era una joven que vivió duras penitencias para no ser deseada por los hombres. Pero cuando más castigaba su cuerpo más aumentaba su hermosura. Durante la persecución de Diocleciano, el prefecto Selano, la hizo detener, pero se enamoró de ella, e intentó doblegar su castidad sin conseguirlo; por ello fue bárbaramente mutilada y decapitada en Nísibis de Mesopotamia. Se duda que haya existido. 

San Galicano. M. c. 362. 
Habitante de la Galia
San Galicano, mártir y cónsul en Alejandría, exaltado a la honra del triunfo, y privado del emperador Constantino. Convirtieronle a la fe de Jesucristo los santos Juan y Pablo, y se retiró junto con san Hilarino a Ostia, en donde se dedicó todo a la hospitalidad y al servicio de los enfermos; lo cual divulgándose por todo el mundo, venían muchos de diversas partes al ver el que de patricio y cónsul se bajaba a lavar los pies a los pobres, a ponerles la mesa, a lavarles las manos, y a servirles con mucho cuidado en sus enfermedades; y se ejercitaba en todas las demás obras de misericordia. Desterrado de Ostia por orden de Juliano Apóstata, se fue a Alejandría, en donde forzándole el juez Rauciano a que adorase a los ídolos, lo rehusó con constancia; por lo cual lo mandó degollar, y consiguió la corona del martirio. 
El antiguo Martirologio dice que fue mártir en Alejandría durante la persecución de Juliano el Apóstata, pero los historiadores niegan su exilio en esta ciudad y su martirio. 

San Próspero de Reggio. M. c. 466. 
(it.: Prospero di Reggio Emilia).
Afortunado, feliz.
Martirologio Romano: En Reggio, de la región de Emilia, san Próspero, obispo.
Natural de Aquitania. Obispo de Reggio Emilia en Italia. Combatió a los pelagianos. Su episcopado duró 22 años. Está enterrado en la iglesia de su nombre en Reggio Emilia. 
Durante mucho tiempo el Martirologio Romano identificó este Próspero con Próspero de Aquitania; se trata en realidad de un error, y hasta el siglo X no se había llegado nunca a identificarlos, a pesar de que vivieron en el mismo siglo y se los celebraba en al misma fecha; el Martirologio actual subsanó la equivocación y reconoce a los dos santos. Patrón de Reggio Emilia. 

San Moloc de Lismore. (c.530 - c. 592). 
(Luano, Molluog, Murlach, Lugaidh, Luan. ing.: Moluag, Lua, Luanus, Moloag, Molua, Malew).
Martirologio Romano: En Roosmarkei, en Escocia, san Moloc o Luano, obispo.
Nació en Irlanda del Norte en el seno de una familia de la nobleza. Fue educado en la abadía de Bangor, Irlanda cuando era abad san Congal. Junto con san Congal, tocó tierra en la isla de Lismore en Loch Linnhe y trabajó como misionero en Escocia; fue elegido obispo y su obra principal fue la evangelización de las islas Hébridas, Escocia. Fundó monasterios en la isla de Lismore, en Rossmarkie y Mortlach, en territorio de los pictos. Se dice que fundó 100 monasterios en Escocia. Murió en Rossmarkie por causas naturales y allí fue enterrado. Más tarde sus restos fueron trasladados a la isla de Lismore y reposan en la catedral que lleva su nombre.

Santa Tigris.  s. VI. 
(Tecla de Maurienne. fr.: Thècle, Tigre).
Martirologio Romano: En Maurienne, en Saboya, santa Tigris, virgen, que con gran celo propagó en este lugar el culto a san Juan, el Precursor.
Natural de Valloires, aldea de Maurienne, en Saboya (Francia). Junto con su hermana Pigmenia peregrinó a Tierra Santa y en Alejandría de Egipto, tuvo contactos con varias experiencias de vida eremítica. De regreso a su tierra, no sólo importó la forma particular de vivir la vida en soledad entre los Alpes saboyanos, sino que también se trajo una preciosa reliquia: tres dedos de la mano de san Juan Bautista, que fueron el origen de la ciudad, la representación de una mano que bendice de plata sobre un fondo azul.
El antiguo borgo de Maurienne tomó así el nombre de Saint-Jean-de-Maurienne, y por el rey san Gontrán fue promovida al rango de obispado y fue la verdadera capital de lo que sería el primer feudo saboyardo. La catedral, además de custodiar esta preciosa reliquia, algunos siglos después fue la primera necrópolis que acogió los restos de los miembros de la Casa de Saboya.
Tigris, se hizo promotora del culto de san Juan Bautista en Saboya, vivió la vida eremítica, abandonando los pocos bienes terrenos que le quedaban. Parece que sólamente interrumpía su soledad para acercarse a Misa. No se sabe si vivió mucho, pero su existencia está históricamente probada.

San Adalberto de Egmond. M. c. 740. 
(Adelberto, Alberto. hol.: Adelbert van Egmond).
Noble y brillante. 
Martirologio Romano: En Egmond, de Frisia, san Adalberto, diácono y abad, que ayudó a san Willibrordo en la evangelización de aquellos lugares.
Natural de Northumbría. Se hizo monje benedictino en Rathmelgisi y fue uno de los diáconos de san Willibrordo, al que acompañó a Frisia; dirigió a los monjes de Epternach (Luxemburgo). Trabajó especialmente en la zona de Egmond (Holanda), de cuya abadía es el patrón y fundador. La simpatía personal y la gentileza de Adalberto, su paciencia y su humildad, causaron profunda impresión entre los paganos a quienes convirtió a la fe cristiana. El núcleo de sus actividades era Egmond (llamada actualmente Egmond aan den Hoef, o simplemente Den Hoef), donde fueron bautizados casi todos los habitantes. Tal vez a causa de su humildad, Adalberto no solicitó recibir el presbiterado. Tuvo dones taumatúrgicos. Sus restos se encuentran en la iglesia parroquial de Egmond.  

Santa Eurosia de Jaca. (855 - 870). 
(Orosia). 
Serrana. Buena oradora. Buena rosa.
Martirologio Romano: En Jaca, en la Hispania Tarraconense, santa Eurosia, virgen y mártir.
Según la leyenda era natural de Bayona (otra versión la hace natural de Laspicio en Bohemia e hija del rey de Bohemia, Boriborio, y que recibió el bautismo de manos de san Metodio en el 868). A los 15 años (870) se casó por poderes con el mítico rey aragonés Fortún Garcés. El enlace era una cuestión de Estado y fue aprobado por el papa Adrián II. 
La joven Orosia o Eurosia fue enviada a Aragón. Los árabes se enteraron de la llegada de la princesa y enviaron a Aben Lupo de Tena, lugarteniente de Muza Abensacín, el cual organizó un pequeño ejército para capturar a la comitiva; fueron localizados en Yebra de Basa. Estos, avisados del peligro, subieron a lo más alto del monte Oturia y se escondieron en una cueva, pero fueron encontrados. Tras matar a los miembros de la comitiva, Aben Lupo se prendó de la belleza de Orosia y le propuso que se casara con el rey Miramamolín de Córdoba. Al no aceptar la propuesta, la martirizaron de forma cruel. Sus restos fueron esparcidos por la explanada del Puerto. 
Según la leyenda, dos siglos más tarde, un ángel comunicó a un pastor el lugar donde se encontraba los restos de Orosia, y le comunicó que llevase su cabeza a Yebra y su cuerpo a Jaca. Como así hizo después de que se produjeron hechos extraordinarios. Hay dudas de su existencia. SS, León XIII confirmó su culto el 22 de abril de 1902. El Martirologio Romano actual recoge la memoria, pero también con rango de culto local, a pesar del título de santa. Patrona de Jaca. 

San Salomón III. M. 874. 
(Selyf. fr.: Salomon, Salaün).
Pacífico. 
Martirologio Romano: En Bretaña Menor, san Salomón, mártir, que, mientras fue rey, instituyó sedes episcopales, amplió los monasterios y mantuvo la justicia, pero al ser apartado de su cargo, fue cegado y muerto en la iglesia por sus adversarios.
Su vida es un poco incomprensible. Asesinó para ser rey de Bretaña; combatió valerosamente, aunque brutalmente contra los francos, escandinavos y sus súbditos rebeldes; los bretones lo tienen como uno de sus héroes nacionales. 
Hizo penitencia para espiar los crímenes cometidos en su juventud; organizó las sedes eclesiásticas, amplió monasterios e hizo justicia al pueblo; despojado de su reino, fue asesinado en un pueblo de Finisterre, en Bretaña, por los enemigos de la Iglesia; el pueblo le aclamó como mártir. En las canciones de gesta fue convertido en uno de los “doce pares” de la corte de Carlomagno. Tiene culto local.

Santos Pedro y Febronia. M. 1228. 
(David). Piedra firme. Roca.
(Eufrosina). Purificador, febrero
Pietr era un príncipe ruso nacido en Murom en Vladimir, región nordeste de Moscú. Se casó con santa Febronia, también ella de familia principesca. Después de largos años de vida en común, vivida con ascética severidad de costumbres y generosa caridad, una vez viejos, decidieron abrazar la vida religiosa. Ingresaron en sendos monasterios; Pedro profesando con el nombre de David, Febronia con el de Eufrosina. Los dos murieron el mismo año con una distancia de pocos meses y fueron sepultados en un único sepulcro en la catedral de Murom, donde fueron objeto de intensa veneración.
Es venerado en los sinaxarios rutenos y en los menologios rusos. También son celebrados en el “Acta Sanctorum”, pues no fueron cismáticos: “securum extimamus Sanctorum titulum ipsis concedere, atque in hoc opere locum dare”.

Beato Pablo Giustiniani. (1476 - 1528). 
(it.: Paolo Giustiniani).
Pequeño, débil. El que descansa.
Miembro de la familia véneta de los Giustiniani; ingresó en los benedictinos camaldulenses y, después de ser superior mayor en el eremo de Camaldoli, consiguió de León X la reunión en Florencia de un Capítulo General (1513) para la reforma de la Orden. En 1520 fundó la Compañía de San Romualdo, más tarde tuvo el nombre canónico de Congregación de Ermitaños Camaldulenses de Monte Corona, congregación exclusivamente eremítica y publicó en Fontebuono una Regla
Fundó varios eremos y fue superior del de Monte Cucco. En Macerata fue detenido por amor y defensa de los ermitaños. Encontrándose en Roma, en 1527, cayó prisionero de los Lansqueneques, en el terrible “sacco” de Carlos V. Fue torturado junto a san Cayetano de Thiene, pero consiguió escapar. 
En la primavera de 1528 contrajo la peste en Viterbo. Sin estar totalmente curado se puso en viaje, a su regreso de Roma, para recibir la donación del eremo de Monte Soratte. En este lugar murió con 52 años. Es el más prolífico escritor camaldulense.