22 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Flavio Clemente. M. c. 96. 
Amarillo, de pelo rubio. Amargura. 
Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de san Flavio Clemente, mártir, a quien el emperador Domiciano, con el cual había compartido el consulado, condenó bajo la acusación de ateísmo, aunque realmente fue por su fe en Cristo.
Hermano del emperador Vespasiano y tío de Tito y Domiciano, se casó con la sobrina del emperador Domiciano, santa Flavia Domitila, según cuentan algunas tradiciones. En el 95 fue elegido cónsul junto a Domiciano, quién al año siguiente le hizo decapitar por cristiano. 

santos obispos de Agrigento
San Gregorio I de Agrigento. M. c. 262. 
Vigilante, guardián, que vela.
Aparece en la Passio de santa Agripina. Según la leyenda, san Gregorio, en Roma, asistió y confortó a Agripina durante durante su martirio; regresó a Agrigento (Sicilia) de donde era obispo, junto con tres virgenes: santa Bassa, hermana de Agripina, santas Paola y Agatónica que llevaban el cuerpo de la mártir que intentaban deponer en Mineo.
Él, con el archidiácono y algunos clérigos las acogió. Celebrados los sagrados misterios, y después que comulgaran las tres virgenes, les profetizó que seguirían a la santa en el martirio, cosa que sucedió tres meses después.

San Nicetas de Remesiana. (335 - c.414). 
(Niceas, Niceto). 
Victorioso, triunfador. 
Martirologio Romano: Conmemoración de san Nicetas, obispo de Remesiana, en Dacia, a quien alaba san Paulino de Nola en uno de sus poemas por haber pacificado a los bárbaros al enseñarles el Evangelio, por convencerles de vivir unidos en paz y por haber obtenido que gente inculta y desalmada aprendiese a cantar a Cristo con un corazón romano.
Fue amigo íntimo de san Paulino de Nola. Lo nombraron obispo de Remesiana (Bela Palanca en Serbia) en el 370.
No se conoce mucho acerca de su vida, salvo que fue muy conocido por sus actividades misioneras, especialmente entre los Godos, Dacianos y Bessi. Todo esto lo conmemora Paulino en un bello poema. Nicetas tuvo la ocasión de visitarle dos veces en Italia. Habla de él como en auténtico evangelista entre los habitantes de una tierra gélida. San Paulino de Nola le alabó por haber convertido a los bárbaros, enseñándoles a amar a Cristo como los romanos. 
 Nicetas escribió una exposición muy importante acerca del Credo de lo Apóstoles, disertaciones sobre la fe, la Trinidad y el valor de los salmos cantados. Escribió también sobre la importancia del canto en la iglesia. Se cree que fue él el autor y redactor del "Te Deum".