19 de mayo de 2015

San TEÓFILO DE CORTE. (1676 - 1740).

Amado de Dios.

Martirologio Romano: En Fucecchio, de la Toscana, san Teófilo de Corte, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, quien propagó en gran manera las casas de retiro para los frailes, mostrando una gran devoción a la Pasión del Señor y a la Virgen María.

Nació en Corte en Córcega, hijo de una familia rica, de nombre Signori. Se llamaba Blas, pero cambió su nombre cuando se hizo franciscano. Primero se hizo capuchino, huyendo furtivamente de su casa, pero luego cambió por el hábito franciscano, porque su familia era benefactora de estos frailes. Terminó los estudios de filosofía en Roma y los de teología en Nápoles. Fue ordenado sacerdote en 1700.
A él se le atribuye la promoción de los “retiros” para los religiosos (hacían dos horas de oración en común, los maitines y observaban la abstinencia cuaresmal durante seis meses). Empezó a ir y venir entre el convento de Civitella y el de Palombara Sabina, donde comenzó los dos primeros "retiros" con su superior el beato Tomás de Cori. Tenía un temperamento pasional y fogoso, pero fue siempre paciente y delicadísimo, teniendo en cuenta que no tuvo una vida fácil para promover estos retiros, ya que sus superiores lo elegían para aquellos lugares donde las relaciones humanas eran más difíciles. Superó toda clase de dificultades con la dulzura y la tenacidad suavizando todas las asperezas. Uno de los últimos reconocimientos lo tuvo en Toscana, en Fucecchio, donde el último descendiente de los Médici, el gran duque Gian Gastone apoyó su obra, que como siempre, aparecía al principio llena de dificultades y obstáculos. 
Superó con dulzura todas las dificultades. En  1730 pasó a la isla de Córcega, pero cuatro años más tarde fue llamado de nuevo a Italia. En Fucecchio, donde era guardián del convento, murió ejemplarmente a los 64 años de edad, después de haber pedido perdón a sus cohermanos por las fallas que pesaban sobre su delicadísima conciencia. Fue beatificado el 19 de enero 1896 por León XIII y, canonizado por Pío XI el 29 de junio de 1930.