16 de mayo de 2015

San HONORATO DE AMIENS. M. c. 600.

(fr.: Honoré d’Amiens).
Honrado

Martirologio Romano: En Amiens, de Neustria, san Honorato, obispo

Había nacido Port-le- Grand, cerca de Amiens, el seno de la familia de los condes de Ponthieu. Practicó desde la infancia la virtud y Beato fue su preceptor y guía espiritual y al que sucedió como obispo de Amiens en el 560, pese a su fuerte resistencia, ya que no creía merecer tal honor. Según cuenta la tradición, durante su consagración, Dios quiso confirmarle con un prodigio, y los asistentes vieron descender sobre su cabeza un rayo divino y un aceite misterioso.
Cuando se supo en Port-le-Grand que había sido proclamado al episcopado, su ama, que estaba en esos momentos cociendo pan en la casa paterna, acogió la buena nueva con completa incredulidad, y dijo que sólo se lo creería si la requemada pala para hornear que tenía en la mano echase raíces y se convirtiese en árbol. Fiel a su palabra, a continuación plantó en el patio de la casa la pala, convirtiéndose en una morera que pronto dio flores y frutos. Todavía en el siglo XVI se seguía enseñando este árbol en la casa paterna de san Honorato. Desde entonces, floristas y panaderos se disputaron el santo patrón.
Se cuenta que durante su episcopado fue honrado con otros sucesos extraordinarios, tales como la invención de los cuerpos de los santos Fusciano, Victórico y Genciano, que habían permanecido ocultos de los fieles más de trescientos años e impidió su traslado a París como quería el rey Childerico II. Dicen también de san Honorato, que su obispado fue significado por una serie de prodigios que demostraron su santidad, siendo, además especialmente distinguido por el Señor.
Obró milagros durante una carestía de pan. Dio su nombre a una cartuja cerca de Abbeville. Su vida está llena de leyendas. Se dice que murió mártir, pero este hecho no está constatado. Lo cierto es que murió en Port-le-Grand, con fama de santidad y sobre su tumba se obraron muchos milagros. Patrón de Amiens.