28 de mayo de 2015

Beato ANTONIO JULIÁN NOWOWIEJSKI. (1858 - 1941).

(pol.: Antoni Julian Nowowiejski). 
FlorecienteEl defensor, el enemigo de los burros.


Martirologio RomanoEn la ciudad de Dzialdowo, en Polonia, beato Antonio Julián Nowowiejski, obispo de Plock, quien, habiendo sido recluido en un campo de concentración durante la guerra, emigró al encuentro del Señor consumido por el hambre y las crueles torturas.


Nació en Lubienic, (Opatów), Polonia. Ingresó en el seminario diocesano de Plock en 1874. En 1882 pasó a Petersburgo, en cuya Academia de Teología obtuvo los grados. Fue ordenado sacerdote en 1881. Fue destinado al seminario, donde fue profesor, vicerrector y rector. Su tema preferido era la Sagrada Liturgia, tema al que dedicó varias publicaciones. En 1902, fue vicario general de su diócesis. 
En 1908, fue consagrado obispo de Plock. Desarrolló una vasta labor episcopal en los terrenos de la pastoral, administrativo y doctrinal, logrando frutos abundantes de vida cristiana. El papa Pío XI le nombró arzobispo en 1930. Fue un obispo humilde y sencillo, con una gran vida espiritual interior, procurando siempre hacer el bien a todos.
Al llegar la invasión alemana, no pensó en huir sino que se quedó con los suyos, y siguió con su labor pastoral hasta que en 1940, fue arrestado. Estuvo recluido en Slupno durante un año, hasta que en 1941 lo llevaron al campo de exterminio de Dzialdowo, donde fue maltratado y torturado, y soportó con buen ánimo y mansedumbre evangélica todo el odio que le demostraban. Consumido por el hambre e incapaz de resistir más torturas, falleció sin haber mostrado odio, ni queja para sus torturadores. Su cadáver transportado en un carro, no ha sido jamás recuperado. 
Fue beatificado el 13 de junio de 1999 y encabeza a la lista de 108 mártires polacos beatificados en grupo por san Juan Pablo II en ese día.