3 de mayo de 2015

San ALEJANDRO I. Papa. (107 - 113/20).

Favorecedor de los hombres. El que rechaza al hombre, el adversario

San Ireneo de Lyon escribe de él en el último cuarto del siglo II, considerándolo el quinto Papa en la sucesión de los Apóstoles, sin embargo no dice nada de su martirio. Su pontificado es fechado diversamente por los críticos, ejemplo. 106-115 o 109-116. Se cree que su pontificado duró aproximadamente diez años, en la antigüedad cristiana y no hay razón para dudar que estuvo en el "catálogo de obispos" incorporado en Roma por Hegesipo antes de la muerte del Papa Eleuterio. 
Según una tradición existente en la Iglesia romana al final del siglo V y registrada en el “Liber Pontificalis”, sufrió muerte de mártir, por decapitación, en la Vía Nomentana, en Roma un 3 de mayo. La misma tradición declara que fue romano por nacimiento y rigió la Iglesia durante el reinado de Trajano. Le atribuyen también, aunque sin precisión, la inserción en el canon de “Qui Pridie”, o palabras conmemorativas de la institución de la Eucaristía, ciertamente primitivas y originales en la Misa; decidió mezclar una gota de agua  con el vino del cáliz, en memoria de esto se le ha inscrito en el Canon de la Misa. También se dice, que él ha introducido el uso de agua bendita, mezclada con sal para purificar a casas cristianas de las malas influencias llama la atención, por la persistencia de esta primitiva costumbre romana como forma de bendición en el “Sacramentario Gelasiano” y que recuerda muy fuertemente a la actual plegaria de “Asperges”, al comienzo de la Misa.
Sucedió a san Evaristo I en el solio pontificio. Convirtió a san Hermetes. No es seguro que haya sido mártir, se cree que se ha equivocado con un mártir del mismo nombre que fue sepultado en la vía Nomentana. Se dice que sus restos han sido transferidos a Freising, en Bavaria, en 834. Sus así llamadas "Actas" no son genuinas, y fueron compiladas en una fecha muy posterior.