1 de mayo de 2015

San AGUSTÍN SCHOEFFLER. (1822 - 1851).

(fr.: Agustine Schoeffler). 
Habitante de Augusta. El que aumenta la ciudad alta. Consagrado por los augures

Martirologio RomanoEn la aldea de Son-Tay, en Tonkín, san Agustín Schoeffler, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, el cual, encarcelado después de haber ejercido durante tres años su ministerio, por orden del emperador Tu Duc fue finalmente decapitado en un paraje denominado Cinco Yugadas, y obtuvo así la gracia del martirio que cada día había pedido a Dios.

Nació en Mittelbronn en Lorena. Estudió en el seminario de Ponto-à-Mausson en Nancy, regido por los dominicos, y por su influencia se hizo Terciario Dominico. Ingresó en el Instituto de Misiones Extranjeras de París, ordenándose sacerdote en 1847 y ofreciéndose para ir a Tonkin porque sabía la peligrosa situación que este país presentaba. 
En Vietnam, dedicó los primeros seis meses al aprendizaje de la lengua, adquiriendo en poco tiempo un conocimiento notable y acompañando en 1848 a monseñor Retard, el Vicario Apostólico, en la visita pastoral. Al finalizar ésta se le consideró con conocimiento suficiente como para encargarse de un distrito misional y se le asignó el de Bau-No en la provincia de Xu Doai. Sin mucha salud, desplegó allí un gran celo, sobre todo en la administración de sacramentos, como la confesión de miles de personas, a lo largo de 1850, y bautizar a 23 adultos. 
martirio de san Agustín Schoeffler
En 1851, desatada ya la persecución contra los misioneros, se hallaba en una aldea al norte de su distrito cuando fue delatado y arrestado. Fue llevado ante el tribunal donde confesó su fe y sus propósitos misioneros y condenado a muerte. Fue encerrado en un miserable calabozo, llenos de gusanos en compañía de presos comunes que le hicieron todo tipo de burlas. Le impusieron además la canga o cepo en cabeza y manos y grilletes en los pies. Los cristianos compraron a los carceleros para que pudiera introducirse un sacerdote que le administrara los sacramentos. El día de su ejecución, fue precedido por un rotulo donde se explicaba la causa de su muerte: “Haberse introducido en el país y haber predicado la religión cristiana prohibida por el rey”. Llegado al sitio de la ejecución, se desnudó, colocó sobre las ropas el crucifijo y arrodillado fue decapitado en Son-Tay. Sepultado en el lugar del suplicio, al día siguiente fue desenterrado el cuerpo y llevado a Bach-Loc, donde un cristiano lo enterró junto a su casa. Fue canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.