27 de mayo de 2015

San AGUSTÍN DE CANTERBURY. M. c. 605.

(Austín).
Habitante de Augusta. El que aumenta la ciudad alta. Consagrado por los augures

Martirologio Romano: San Agustín, obispo de Canterbury, en Inglaterra, el cual, habiendo sido enviado junto con otros monjes por el papa san Gregorio I Magno para predicar la palabra de Dios a los anglos, fue acogido de buen grado por el rey Etelberto de Kent, e imitando la vida apostólica de la primitiva Iglesia, convirtió al mismo rey y a muchos otros a la fe cristiana y estableció algunas sedes episcopales en esta tierra. Falleció el día veintiséis de mayo.



Inglés de nacimiento. Era monje y prior de la abadía de Sant’Andrea del monte Celio, cuando el papa, san Gregorio Magno, le envió, con 40 monjes eruditos, para la evangelización de Inglaterra (596) (con el fin de "convertir anglos en ángelos" según el juego de palabras del Pontífice), donde el cristianismo de los orígenes había sido subsumido por el paganismo de los invasores sajones y se había refugiado con sus primeros habitantes, los bretones, en el oeste (Gales y Cornualles). 
En el primer viaje llegaron a la isla de Thanet, donde les informaron sobre la hostilidad de los aborígenes anglosajones, y quisieron regresar a Roma, pero el Papa, les animó a seguir adelante, nombrando abad a Agustín. Agustín regresó a Roma e informó al Papa de la situación, pero animados por éste, retornaron a Inglaterra. Acogido por san Etelberto, rey de Kent (que estaba casado con una princesa franca católica, santa Berta), que aceptó la buena nueva y fueron bautizados en el día de Pentecostés del año 597. El rey dejó a los monjes la libertad de predicar, pero dejó claro que nunca se obligaría a nadie a bautizarse, porque la fe había de ser acogida con libertad y no con constricción.
Para llevar adelante la obra comenzada, se dirigió a Francia y recibió de san Virgilio, obispo de Arles, primado de las Galias y legado papal, la consagración episcopal. Estableció su sede en Canterbury (c.600), en un palacio que les cedió el rey para catedral y sede primada de Inglaterra, con Agustín como primer obispo hasta su muerte. Fue nombrado arzobispo y primado de todas las iglesias de Inglaterra. Agustín fundó otras dos sedes episcopales: Londres, san Melito, fue su primer obispo; y Rochester, nombrando a san Justo de Canterbury como su primer obispo; bautizó miles de anglosajones hasta entonces paganos y... fracasó en el intento de llegar a un acuerdo con la Iglesia bretona sobre la supremacía en las islas de la unificación de la fecha de la Pascua. 
Tuvo que sufrir las invasiones de paganos de otras partes del país que ocuparon las tierras colonizadas por él. 1.200 monjes murieron mártires por la fe. Toda esta labor se hizo en sólo siete años. En Kent y en las tierras circundantes provocó un gran cambio en las costumbres. Les enseñó a leer y amar los libros. Nobles y príncipes erigieron iglesias, monasterios. En el transcurso de pocas décadas ocho reyes y dos reinas renunciaron al trono y entraron en la vida monástica. Murió poco tiempo después del papa san Gregorio y se duda si siguió la regla benedictina. Comparte con Gregorio Magno el título de "apóstol de los ingleses". MEMORIA FACULTATIVA.