6 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Lucio de Cirene. s. I. 
Luminoso. 
Martirologio RomanoConmemoración de san Lucio de Cirene, que en el libro de los Hechos de los Apóstoles es nombrado entre los profetas y doctores de la Iglesia de Antioquía.
Es uno de los "profetas y doctores" de la Iglesia de Antioquía cuando santos Pablo y Bernabé fueron elegidos para su apostolado (At 13,1). Se dice que fue el primer obispo de Cirene en África. 

Santos Mariano y Santiago. M. 259.
Mariano: El que da culto a María. 
(Jacobo). El que engañará. Quiera la divinidad defender. Dios recompensa.  
Martirologio RomanoEn Lambesa, en Numidia, santos mártires Mariano, lector, y Jacobo, diácono. El primero, tras haber superado, por su fe en Cristo, diversas pruebas durante la persecución desencadenada por Decio, fue detenido de nuevo junto con su querido compañero, y ambos, después de soportar crueles suplicios, fueron muertos a espada en compañía de otros muchos, confortados con la gracia de Dios.
El lector Mariano llegó con el diácono Santiago a Cirtha, mientras comenzaba la persecución de Valeriano. Los dos jóvenes clérigos había ya sufrido en la persecución de Decio; su grandeza de ánimo y su deseo de martirio, transpiraba en su actitud noble y sereno, en el momento del nuevo arresto y en los tormentos que sufrieron. Cuando estaba preso en la cárcel, Mariano tuvo una visión en la que san Cipriano, le exhortaba a seguir adelante. Esta visión fue compartida por Emiliano y Santiago. Al morir mártir Santiago, su madre, llena de orgullo cristiano, abrazó su cadáver por su heroicidad. 
Durante su estancia en la cárcel, otros muchos cristianos, aunque no eran obispos, sacerdotes o diáconos, también sufrieron el martirio con ellos y fueron todos decapitados en Lambesa, capital de Numidia y donde residía el legado imperial. Sus Actas están poco retocadas. 

stos. Protógenes, Bases
y Eulogios
San Protógenes. s. IV.
(Protógeno). 
El primero, origen. Nacido el primero. 
Natural de Edessa. Durante la persecución del emperador Valente en favor de los semiarrianos contra los católicos, san Barsen, obispo de Edessa, fue enviado al exilio y los presbíteros Protógenes y san Eulogio de Edessa, asumieron la dirección de la comunidad católica. Como se opusieran al prefecto Modesto, fueron exiliados a Antinoe en Egipto. 
Aquí Protógenes abrió una escuela para muchachos paganos y convirtió a un bue número gracias a su poder de curación. Cuando murió Valente en el 378, Protógenes regresó del exilio a su ciudad natal. Fue consagrado obispo por su amigo y compañero san Eulogio, que era obispo de Edessa, fue nombrado obispo de Harràn (Carre) en Siria. Se ignora la fecha de su muerte. Sólo Baronio lo introdujo en el Martirologio Romano

San Venerio de Milán. M. 409. 
(Venero). 
Agraciado o gracioso.
Martirologio Romano: En Milán, san Venerio, obispo, discípulo y diácono de san Ambrosio, que acudió en ayuda de los obispos africanos enviándoles clérigos y favoreció a san Juan Crisóstomo en su destierro.
Fue ordenado diácono por san Ambrosio. Obispo de Milán que se le recuerda sobre todo, por ser un leal amigo de san Juan Crisóstomo. A petición de los obispos africanos envió clérigos a aquella región, entre otros, al diácono Paulino, quien, animado por san Agustín, escribió la vida de san Ambrosio de Milán. 

Sta. María in portico. Roma
San Benedicta de Roma. s. VI. 
(Benita de Roma). 
Bendita.
Martirologio RomanoEn Roma, santa Benita, virgen y monja romana, de quien san Gregorio Magno cuenta que descansó en el Señor, tal como ella misma había pedido con insistencia, a los treinta días de la muerte de santa Gala, de la cual era amada más que cualquier otra.
Monja del convento fundado en Roma por santa Gala; san Gregorio Magno narra que san Pedro, en una visión, le anunció su muerte y que descansó en el Señor, tal como ella misma había pedido con insistencia, al mes de la muerte de santa Gala, con quien le unía fuertes lazos de amistad espiritual. Sus reliquias se encuentran en la iglesia romana de Santa Maria in portico in campitelli.
"como san Benito predice la
destrucción de Montecassino"

San Petronax. (c.680 - c.747). 
(Petronaco). 
En un elogio de algún antiguo Martirologio Romano se leía: “En Montecassino, en Italia, San Petronax o Petronaco, abad y obispo”.
Nació en Brescia, en el seno de una poderosa familia de la región de Nápoles. Movido por el deseo de vida religiosa, decidió gastar toda su hacienda en la restauración de Montecasino. Era benedictino y, vivía en Roma en la comunidad emigrada de Montecasino tras la destrucción de los longobardos, en el 580. 
El año 717, Petronax vivía con unos cuantos ermitaños venidos de Latera  en las ruinas del convento de Montecasino cuando recibió del papa san Gregorio II las instrucciones de reconstruir el convento. Petronax se convertía así en el Abad del convento, y recibía en 742 la regla de San Benito del papa san Zacarías; la vida benedictina volvió a empezar en ese célebre monasterio. Fue abad durante 34 años. Está considerado como el "segundo fundador de Montecasino". Bajó su dirección fueron monjes san Wilebaldo, obispo de Eichstätt, y san Esturmio de Fulda.      

Beata Jutta de Sangerhausen. (c.1230 - 1255). 
(Judith. al.: Jutta von Sangerhausen). 
Alabada. 
Nació en Sangerhausen, Turingia, en el seno de una noble familia de Turingia. Contrajo matrimonio con un joven noble, con el que tuvo varios hijos y fue muy feliz. Su marido murió durante una cruzada o una peregrinación en Palestina; después de solucionar el futuro de sus hijos, se retiró a Kulmsee (Prusia), abrazando la pobreza y dedicándose a la piedad y a las buenas obras, además quiso apoyar los esfuerzos evangelizadores que en aquel momento se realizaban. Se dedicó con especial interés a curar a los leprosos, actividad en la que alcanzó altas cotas de heroismo. 
La misión de Jutta en Prusia Oriental, que desde hacía poco era feudo de la Orden Teutónica, tiene un particular interés histórico-cultural; aquí se sacrificó en la soledad y en la oración por la población desde recien convertida, confortando y asistiendo a los neófitos, curando las enfermedades más repugnantes. La presencia en Prusia de nuestra beata, originaria de Turingia, es interesante para los estudiosos por la relación entre los dos Estados en la época. Parece que murió en Kulmsee (Prusia). Tiene culto popular, porque no ha sido nunca formalmente canonizada. Patrona de Prusia.