5 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santa Prisca. s. II. 
Antigua. Venerable.
Mártir en Cágliari en Cerdeña (Italia). Cuando en el siglo XVII se abrió su sepulcro se encontró que estaba cubierto de un mar de rosas. Es venerada en la iglesia de San Sperate en Cerdeña donde recibe culto local.

San Lanno. (c.279 - 296). 
(Lando).
De origen germano, nació probablemente en Colonia. De noble familia cristiana, ingresó en su adolescencia al ejército romano en Tréveris. Se dice que en Italia abrazó la fe cristiana. Perteneció a la legión XIII Fulminante, compuesta casi toda por cristianos. 
Maximiano lo eligió para formar parte de la guardia imperial. Durante el Imperio de Diocleciano, al publicarse el edicto de persecución, bautizó a sus hermanos espirituales: santos Valentín, Rutilo, Hilario, Florencio y Florentina. 
Nuestro santo predicó la fe en Cristo y por ello fue detenido y torturado y en Castrum Bassanelli, fue decapitado por no renunciar a la fe católica y por no adorar a las divinidades del imperio. En este lugar es venerado y tiene culto propio.

San Joviniano. M. 300. 
(fr.: Jovinien).
Martirologio Romano: En Auxerre, en la Galia Lugdunense, san Joviniano, lector y mártir.
Fue un misionero junto a san Peregrino de Auxerre, al que sirvió como lector; se cree que sobrevivió a su obispo y que murió mártir. 

San Eutimio. M. 305. 
Animoso. 
Martirologio Romano: En Alejandría, en Egipto, san Eutimio, diácono y mártir.
Diácono de Alejandría de Egipto donde fue martirizado, durante la persecución de Diocleciano. En algún escrito se dice que murió en la cárcel; su nombre aparece junto la de otro mártir llamado Pedro, pero lo más habitual es que aparezca solo.


Santa Crescenciana. s. IV. 
Que crece, vital. 
A parte del hecho de que en tiempos del papa san Símaco (498-514) le había sido dedicada una iglesia en Roma, no se sabe nade más de ésta mártir. 

Santa Irene de Lecce. s. IV. 
(Erina). 
Paz.
La tradición dice que era hija del emperador Licinio, socio de Constantino y que suscribió el edicto de tolerancia, pero sólo se sabe que murió mártir en Lecce. La Iglesia copta de Etiopía también la venera con el nombre de Erina. 

San Britón de Tréveris. M. c. 386. 
(Brito).
Martirologio RomanoEn Tréveris, en la Galia Bélgica, san Britón, obispo, que defendió a su grey de los errores del priscilianismo, aunque junto con san Ambrosio, obispo de Milán, y san Martín, obispo de Tours, trató en vano de detener la violencia de quienes reclamaban la ejecución de Prisciliano y de sus seguidores.
Obispo de Tréveris (373); fue un gran adversario de los priscilianistas, aunque rechazó, junto a los obispos santos Ambrosio de Milán y Martín de Tours, entregarlos al poder civil para que los castigara. Tomó parte en el concilio reunido en Roma por el papa san Dámaso en 382; donde intervino en la contienda priscilianista. Tiene culto local.

San Nicecio de Vienne. M. 449. 
(Niceto, Nicesio. fr.: Nizier de Vienne). 
Vencedor
Martirologio Romano: En Vienne en la Galia lugdunense, hoy en Francia, san Nicecio, obispo
XV obispo de Vienne, Francia. No conocemos otros particulares de su vida. 

San Geroncio de Milán. M. c. 472. 
(Geruncio).
Viejecito.
Martirologio Romano: En Milán, san Geroncio, obispo.
XIXº Obispo de Milán, sucesor de san Eusebio, durante el reinado de Valentiniano III. Fue un íntimo colaborador del obispo san Eusebio que, según Ennodio, lo designó como su sucesor. Fue elegido probablemente ya anciano, porque se distinguía entre el clero ambrosiano por su caridad hacia los pobres. De él tenemos que recordar su celo por las cosas de Dios y de los hombres.
Trabajó en reparar las ruinas que ocasionó en Milán la invasión de los hunos de Atila, en el 452, iniciado por su predecesor. Se empeñó en reconstruir las iglesias destruidas, con el mismo celo sostuvo a los huidos, los heridos, rescató a los prisioneros y solicitó ayuda contra los invasores. Murió después de cuatro años de episcopado y fue sepultado en a iglesia de San Simpliciano. 

San Mauronto de Douai. (634 - c.701). 
(Maurante, Mauront. fr.: Maurant).
Martirologio RomanoEn Marchiennes, en la Galia Bélgica, san Mauronto, abad y diácono, que fue discípulo de san Amando.
Nació en Flandes. Hijo mayor de santa Rictrudis. Fue educado en la corte de Clodoveo II y sucedió a su padre san Adalbaldo, en el gobierno de Douai. Estaba a punto de casarse cuando un día escuchó un sermón de san Amando de Elnone, el prelado predicó un sermón que impresionó tan profundamente a Mauronto, que ingresó en la abadía benedictina de Marchiennes. Fue ordenado diácono por san Amando de Elnone y éste le animo a fundar y gobernar como abad Breuil-sur-lys en Douai. 
El santo construyó en sus tierras de Merville de la diócesis de Thérouanne la abadía de Breuil, de la que fue primer abad. Cuando el rey Teodorico III desterró de Sens a san Amado y le mandó retirarse a Breuil, san Mauronto, que tenía en alta estima a san Amado, le cedió el puesto de superior y le prestó obediencia hasta su muerte, ocurrida el año 690. Entonces san Mauronto reasumió las funciones abaciales. Santa Rictrudis, en su lecho de muerte, confió al santo la supervisión del doble monasterio de Marchiennes, del que era abad santa Clotsinda, hermana de san Mauronto. El santo se hallaba en Marchiennes, cuando le sobrecogió una enfermedad que le llevó al sepulcro. Es patrón de Breuil-sur-lys.

San Sacerdote de Limoges. (670 - c.720). 
(Sacerdos, Sardot, Sadroc, Sardou, Serdon, Serdot. fr.: Sacerdos de Limoges). 
Consagrado a los dioses. 
Martirologio Romano: En Limoges, en Aquitania, san Sacerdote, obispo, que fue monje y abad, y más tarde obispo, pero al final de su vida quiso de nuevo volver a la vida monástica.
Nació en Sarlat (Perigord); se hizo benedictino y fundó y gobernó la abadía de Calabre (Calviat). Fue nombrado obispo de Limoges, poco antes de morir renunció a su cargo y volvió a la vida monástica. Patrón de Sarlat, en el Limusin, localidad que tiene sus reliquias. 

San Avertino. M. 1189. 
(fr.: Avertin).
Martirologio Romano: En Vençay, cerca de Tours, en Francia, san Avertino, diácono, que acompañó a santo Tomás Becket al destierro, y a la muerte de éste volvió a dicho lugar, viviendo como eremita.
Se dice que fue discípulo de santo Tomás Beckett. Fue Canónigo Regular de San Gilberto en Lincoln (Inglaterra). Diácono escocés, acompañó a santo Tomás en el Concilio de Tours, donde fue condenado el antipapa Víctor, y a quien siguió en 1163, cuando éste se exilió en Francia. Santo Tomás le encargó una misión en Roma en 1166. Después del asesinato de su maestro, se retiró a Vençay en Tours para llevar una vida eremítica, donde murió como simple diácono. Su tumba fue lugar de peregrinación. Tiene culto local.


San León de Calabria. s. XII. 
Hombre audaz, valiente. 
Martirologio Romano: En Calabria, san León, eremita, que, entregado a la oración y a las obras de beneficencia en favor de los pobres, murió en el monasterio de Africo, cerca de la ciudad Reggio, que él mismo había fundado.
Llevó vida de ermitaño y se distinguió por su altísima oración y por su caridad para con los pobres, a los que daba limosna de lo que conseguía con su trabajo manual. Fundó un monasterio en Africo, provincia de Reggio Calabria (Italia), donde murió en una fecha desconocida del siglo XII. Tiene culto local.

Beato Bienvenido Mareni. (c.1200 - 1289). 
(it.: Benvenuto Mareni da Recanati).
Que llega bien. Bien nacido.
Martirologio Romano: En Recanati, en la región del Piceno, en Italia, beato Bienvenido Mareni, religioso de la Orden de los Hermanos Menores.
Nació en Recanati y pertenecía a la familia Mareni; fraile lego franciscano, alcanzó la perfección espiritual cumpliendo la regla. Transcurrió su vida en ocupaciones manuales, haciendo el cocinero, que no lo distrajeron de la unión con Dios. Se distinguió en la virtud de la humildad y por su ardiente devoción a la Eucaristía. Se hizo notar por su piedad. Con frecuencia, durante la misa, y especialmente después de haber comulgado, caía en éxtasis. Un día permaneció en este estado y no pudo cumplir su oficio de cocinero: un ángel lo reemplazó. Tuvo frecuentes éxtasis, un día en una de sus ardientes oraciones, tuvo en sus brazos al Niño Jesús. Murió en Recanati. Su cuerpo se conserva y venera en la iglesia de San Francisco de los franciscanos conventuales en Recanati. Pío VI, el 17 de septiembre de 1796, confirmó el culto de este santo hermano lego.