21 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Timoteo. s. III. 
Que honra a Dios; coraje divino. 
Martirologio Romano: En Mauritania, en el territorio de la actual Argelia, san Timoteo, diácono y mártir
Mártir junto con Polio y Eutiquio. Eran tres diáconos de la provincia africana de Mauritania Caesarensis (actual Argelia); fueron martirizados durante la persecución de Diocleciano. 

San Polieucto. s. III - IV. 
(Polieneto, Polieuto). 
Deseado
Martirologio Romano: En Cesarea en Capadocia, en la actual Turquía, san Polieucto, mártir
Mártir junto con Victorio y Donato, en Cesarea de Capadocia; de ellos no conocemos nada más que sus nombres. 

Santos Mártires de Alejandría en Pentecostés. M. 357/8. 
Martirologio Romano: Conmemoración de los santos y santas mártires que en Alejandría de Egipto, en tiempo del emperador Constancio, el obispo arriano Jorge ordenó, con gran crueldad, matar o desterrar durante los sagrados días de Pentecostés.

San Mancio. s. V. 
(Mans). 
Manco.
Martirologio Romano: En Évora, en Lusitania, san Mancio, mártir.
Romano de origen, parece que fue vendido como esclavo a unos mercaderes judíos que lo llevaron a Évora en Portugal donde fue martirizado. Parece que llegó a ser obispo de Évora. Sus restos, serían trasladados a Villanueva de San Mancio en Valladolid.

San Hospicio de Niza. M. c. 580. 
(Sospis. fr.: Hospice).
Expósito, huésped.
Martirologio RomanoEn la ciudad de Niza, en Provenza, san Hospicio, ermitaño, varón de admirable espíritu de penitencia, que predijo la llegada de los longobardos. 
Natural de Egipto. Eremita junto a Villefrance, Niza. Según un hagiógrafo: "Era un eremita vestido de áspero cilicio, rodeado de cadenas de hierro y atado a una de ellas dentro de una torre, comiendo sólo un poco de pan con dátiles y algunas raíces de hierbas, y bebiendo sólo agua". Predijo la invasión de los lombardos pues tenían a Dios muy enojado con su “infidelidad, poca reverencia a los templos, poco amor a los pobres y otros infinitos vicios”. Convirtió a muchos. Estuvo siempre atado a unas cadenas en el interior de una torre en Niza. 
Se cuenta que cuando llegaron los lombardos, lo encontraron viejo y atado a su cadena, creyeron que era un criminal, y él no lo negó, entonces allí mismo quisieron matarlo, y al levantar la espada, el brazo de su ejecutor quedó paralizado, comprendiendo los lombardos que en aquel hombre había algo sobrenatural, su verdugo, se convirtió permaneciendo el resto de su vida junto a él. San Gregorio de Tours resaltó de él su austeridad de vida, el espíritu profético y el don de milagros. Su sepulcro se convirtió en meta de peregrinaciones. Es muy venerado en la diócesis de Niza. La Catedral posee como reliquia un pequeño hueso de su mano; otras reliquias están en Viilefranche, La Turbie y Cap-Ferrat.

Santa Isberga. M. 806. 
(Itisberga, Gisela). 
Protección de acero.
Hija del rey Pipino el Breve. Presunta hermana de Carlomagno (confundida con Gisela), fundadora de un monasterio benedictino en Soissons donde vivió religiosamente hasta su muerte. Esta enterrada en Ghislaberg. Esta santa no ha existido y más bien es una leyenda; ya que se dice que su hermano cometió incesto con ella, y de esta unión nació Rolando. Patrona de Isbergues (Pas de Calais). 

San Teobaldo de Vienne. M. 1001. 
(fr.: Thibaud de Vienne, Théobald, Ubald).
Príncipe del pueblo; pueblo valiente.
Martirologio Romano: En Vienne, de Borgoña, san Teobaldo, obispo, quien ilustró con su magisterio aquella sede durante cuarenta y cuatro años, destacando por la caridad y la piedad.
Nació en Toulon, Isère, Francia, en una familia emparentada con la Casa de Borgoña. Era tío suyo Sobono, que fue su antecesor en la sede de Vienne. Cuando murieron sus padres, repartió los bienes entre los pobres ya que su vocación era el sacerdocio desprendido de todo bien temporal. Su vida santa y espiritual llevó al clero y al pueblo que no eligieran arzobispo de Vienne (957-1001), en Borgoña. 
Esta elección consensuada ponía fin a ocho años de sede vacante en los que no había sido posible elegir un sucesor por la oposición entre la anstocracia y el clero. La Corona designó a Teobaldo como candidato de posible consenso, y consiguió el objetivo. Teobaldo participó en los sínodos de Anse de 990 y 994, en el últImo de los cuales se avisó a los clérigos de la necesidad de llevar una vida adecuada a su estado, cumplir con los ministerios sagrados y guardar continencia. Ilustró con su magisterio aquella sede durante cuarenta y cuatro años, destacando por la caridad y la piedad.
Parece claro que Teobaldo pertenecía al sector reformista de su tiempo, que quería extender el espíritu de Cluny a todos los estamentos de la Iglesia. Tuvo particular amistad con san Odilón de Cluny. Al morir se le veneró como santo, confirmando la Santa Sede su culto el 9 de diciembre de 1903 durante el pontificado de san Pío X.
milagro de san Silao

San Silao. M. c. 1100. 
(Silave, Silanus, Silas).
Nació en Irlanda y parece que era de estirpe real. Primero fue sacerdote secular y después fue benedictino. Probablemente fue consagrado obispo de una importante y desconocida sede irlandesa, y por la prepotencia de un señor local fue obligado a marchar a Roma para pedir la ayuda del papa san Gregorio VII.
Durante el viaje hizo un alto en Lucca para visitar a su hermana Ermengarda, a la que asistió en sus últimos momentos. Prosiguió hacia Roma pero durante el regreso enfermó, con lo que se vio obligado a pararse en Lucca, donde murió santamente. Es el protagonista de varias leyendas. La Orden benedictina lo celebra como santo. Su culto todavía está vigente en Lucca, que posee sus reliquias.

San Goderico. (1069 - 1170). 
(Godric de Finchale, Godrico). 
El que posee el poder de Dios
Nació en Walpole en Norfolk, después de dos viajes por mar llenos de aventuras dedicados al comercio, visitó Lindisfarne y los lugares en los que había estado san Cutberto. Un anhelo de espiritualidad se apoderó de él. Peregrinó a Jerusalén, Santiago de Compostela, Saint Gilles, en la Provenza, y varias veces a Roma. En 1105 se fue a vivir como anacoreta. Distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiró a la región despoblada de Carlisle. 
Emprendió una segunda peregrinación a Palestina, donde vivió en el desierto con otros eremitas. Regresó a su tierra y prestó servicios como acólito en la iglesia de Durham, junto al sepulcro de san Cutberto y por último se hizo ermitaño en Finkale en el condado de Durham, bajo la obediencia del prior benedictino de Durham; allí vivió 60 años con gran austeridad, y conocido por sus dotes sobrenaturales y su familiaridad con los animales salvajes. Su extraordinaria vida fue narrada por Reginaldo de Durham; todavía se conservan algunas de sus poesías dedicadas a María a las que les puso música. Papas y obispos le pidieron consejo y mantuvieron correspondencia con él. Murió centenario, bajo el cuidado de los monjes de Durham. 

San Pedro Parenzi. M. 1199.
(it.: Pietro Parenzi).
Piedra firme. Roca
Nació en Roma, en el seno de una noble familia, los Parenzo. Estaba casado y era una persona digna de respeto y muy considerada. En el 1198, para restablecer la armonía entre la ciudad de Orvieto y el Papa, el Ayuntamiento recurrió al pueblo romano, para pedir un hombre de confianza del Pontífice. El joven Pedro Parenzi, parecía el hombre ideal para esta difícil empresa, y fue enviado como gobernador papal (Inocencio III) durante un año, a Orvieto para reprimir los excesos de los cátaros; adoptó medidas muy severas, con el resultado que los gibelinos le capturaron y lo mataron cruelmente. Los autores del complot fueron perseguidos y se refugiaron en Viterbo. Fue enterrado en la iglesia de Santa María, aunque actualmente reposa en la catedral de Orvieto, en la Cappella del Corporale. 
Tiene culto popular. Por la veneración popular que se mantiene viva, el 16 de marzo de 1879, a petición del obispo de Orvieto, la Santa Sede aprobó su culto, estableciendo la celebración litúrgica el 21 de mayo, fecha en la que siempre fue venerado desde el 1200.