11 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Evelio. M. 69. 
(Evelino). 
Bien soleado, luminoso, radiante
Mártir romano que, a pesar de estar relacionado con la familia de Nerón, se atrevió a profesar el cristianismo en presencia misma del Emperador. Fue decapitado en Pisa. 
Según la leyenda, Evelio era consejero del emperador Nerón y estuvo presente en el proceso de san Torpetes y viendo la confesión de la fe y como salió milagrosamente incólume de varias pruebas y tormentos, quedó impresionado y “creyó en Cristo”. Dejó la corte de Nerón y huyó a Roma, pero aquí fue arrestado y decapitado.

Santa Estela de Saintes. s. III. 
(Eustelle. fr. Estelle)
Estrella. Advocación
Convertida por el obispo de Saintes, san Eutropio, fue decapitada al mismo tiempo que éste en las Arenas, donde, según la leyenda, hizo brotar una fuente. Patrona de Saintes.  

San Mayulo. M. 212. 
ruinas de Adrumeto (Túnez)
(Mavilo).
Martirologio Romano: En Bizacena, san Mayulo, mártir en Adrumeto, que fue condenado a ser devorado por las fieras.
Mártir en Adrumeto (Bizacena, actual Túnez), durante el imperio de Caracalla; fue arrojado a las fieras. Su culto se difundió ampliamente por África. 
Este santo es mencionado una única vez en un escrito apologético de Tertuliano, dirigido a Scapula, Proconsul de Cartago, en el que el escritor cristiano lo presenta al magistrado pagano la causa cristiana. Este mártir se celebraba antes el día 4 de enero.
El día 11 de mayo en el Martirologio Romano anterior se inscribió otro Mayolo, mártir de África, con escasísimas referencias, y mezclado en distintos grupos de nombres, y que aparecen en varias copias del Jeronimiano y de allí a otros martirologios posteriores.
En la actualidad se considera que lo que se inscribió en el Jeronimiano no es otro que el Mayolo del que habla Tertuliano, por lo que en la nueva edición del Martirologio Romano las dos inscripciones se han fusionado: en la fecha del 11 de mayo, atestiguada en la tradición martirológica se ha inscripto el Mayolo del que con certeza habla Tertuliano. 

Santos Anastasio, Teopistes e hijos. M. 251.  
(Anastasio de Camerino). Resucitado. Que resurgirá.
Teopistes: La que confía en Dios
Anastasio era tribuno del ejército del emperador Decio, se convirtió al cristianismo asistiendo al martirio de los cristianos, entre los que se encontraba su paisano el joven san Venancio de Camerino; fue bautizado por el sacerdote san Porfirio, junto a toda su casa; al poco tiempo de su conversión fue capturado y martirizado junto con sus familiares: su mujer santa Teopistes y sus hijos Aradio, Evodio, Calixto, Félix, Eufemia y Primitiva, y servidores. 
Todos fueron llamados a elegir entre su vida terrena o la muerte. Optando por lo segundo, fueron ejecutados en la vía Lata, fuera de la puerta oriental de Camerino. Sus reliquias se conservan en Camerino en Italia central. 

San Mocio de Bizancio. M. 304.
(Mucio, Mus). 
Ratón
Martirologio Romano: En Bizancio, san Mocio, presbítero y mártir.
Natural de Bizancio. Había nacido en una familia patricia y había ejercido su ministerio sacerdotal en Anfípolis en Macedonia. Finalizada la persecución de Diocleciano dio testimonio público de su fe, al derribar un altar pagano en Bizancio, pero el pueblo decidió matarlo. Fue decapitado, pero antes fue sometido a crueles torturas.

San Gangulfo. M. 760.
(Gengolfo, Gengulfo. fr.: Gengoux, Gangon, Gengoul).
Guerrero de la expedición
Martirologio Romano: En Varennes, de la región de Langres, también en la Galia, san Gangulfo.
Conde burgundo, gobernador de Bassigny, duante el reinado de Pipino el Breve, estaba casado y su mujer cometió adulterio con un clérigo; en un principio pensó en vengarse de los dos, pero acordándose de la sentencia del Deuteronomio. “Déjame a Mí la venganza, que yo la tomaré”, decidió dejarlo en manos de Dios. Cuando tuvo la certeza del adulterio, decidió repudiarla, dejándola la mitad de sus bienes. 
Se retiró para vivir como recluso en un lugar llamado Anabense, donde vivió santamente en oración y contemplación. Pero el clérigo y la mujer decidieron darle muerte, y el amante, cuando Gangulfo dormía, lo asesinó a golpe de espada. Fue llevado a  Verennes, región de Langres, donde con gran pompa fue sepultado. En su tumba se obraron muchos milagros, y según cuenta su biografía, los dos amantes, que no se habían arrepentido, sufrieron el castigo divino. Gangulfo fue considerado como mártir porque había reprendido el adulterio de su mujer. La distribución de las reliquias del santo y la fama de sus milagros popularizaron, más tarde, su culto en Holanda, Bélgica y Saboya.

San Iluminado de San Severino. M. c. 1000. 
Adorno, luminoso.
Según la tradición no nació en San Severino Marche, pero vivió y murió como monje en el monasterio benedictino de San Martín (hoy Santa Caterina) en cuya iglesia fue sepultado. Célebre por su santidad, las gracias y milagros, ha tenido un culto antiguo que se ha mantenido vivo y constante en el tiempo hasta nuestros días, de tal manera que fue nombrado protector de la ciudad en 1702. 

Beato Gregorio Celli. (c.1225 - 1343). 
Vigilante, guardián, que vela. 
Martirologio Romano: En Verucchio, cerca de Forlí, en la Romaña, beato Gregorio Celli, presbítero de la Orden de los Ermitaños de San Agustín, de quien se dice que, rechazado por sus hermanos de religión, se retiró al monte Carnerio con los Hermanos Menores, en donde murió.
Nació en Verrucchio (Rímini); ingresó en los ermitaños agustinos en el monasterio que había fundado su madre en esta ciudad; después de un tiempo fue expulsado por un motivo injusto, ya que no aceptaban su vida ascética, frente al relajamiento de los monjes; pero fue aceptado por los franciscanos de Monte Carnerio (Rieti) y allí murió; otros autores dicen que vivió como ermitaño en Fonte Colombo, Rieti, donde murió. El papa Clemente XIV confirmó su culto en 1769.

San Mateo Lê Van Gâm. (1813 - 1847).
Don de Dios. 
Martirologio RomanoEn Saigón, en Cochinchina, san Mateo Lê Van Gâm, mártir, que, detenido por haber introducido con su barca en la región a los misioneros provenientes de Europa, al cabo de un año de estar en la cárcel fue decapitado por orden del emperador Thiêu Tri.
Nació en Go-Gong, en Vietnam. Estaba casado. Con su junco llevó a los misioneros de las Misiones Extranjeras de París de Singapur al Vietnam, en medio de la persecución. En el 1846, después de su segundo viaje, fue arrestado, por encontrarse en su junto al vicario apostólico Lefebvre, a un sacerdote y a un grupo de seminaristas, así como diferentes objetos de culto. Fue llevado a la cárcel de Troi-Ya-Ta, donde fue torturado para que apostatase, lo que no consiguieron. Fue condenado a muerte, pero los mandarines, le pidieron al rey que le suspendiera la sentencia, pero el rey, molesto con las incursiones francesas, mandó que fuera decapitado en Troi-Ya-Ta, durante la persecución del emperador Thieu Tri. Fue canonizado el 19 de junio de 1988 por el papa Juan Pablo II.