10 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Job. A. T. (Antiguo Testamento).
Paciente. Perseguido, desconsolado
Martirologio Romano: Conmemoración del santo Job, varón de admirable paciencia en el país de Hus
Probado por Dios para descubrir la virtud del ser humano. Hombre que hace preguntas a Dios que no tienen respuestas, el hombre de la virtud probada, porque su unión está en aquel que le ha creado. El Diablo le puso a prueba con permiso de Yavéh cauándole desgracias como enfermedades, muertes de su ganado, pobreza, e incluso la muerte de sus hijos; y todo lo aguantó sin perder la fe.
El "Libro de Job" fue escrito probablemente hacia el 400 a. C; es un discurso sobre el hombre y sobre Dios. Una reflexión sobre la existencia humana y una investigación sobre los proyectos de Dios. Es un intento de defender a Dios y de defender las causas de los hombres, su dignidad y su misterio, su drama y su más íntima esperanza. Es también un crítica a la “teoría de la retribución” judía, de que el mal del hombre es porque es un castigo de Dios por algo que hizo mal o sus padres hicieron mal. Este personaje se convirtió para la Iglesia antigua en el anunciador de la resurrección de los muertos. También se ve en su sufrimiento una profecía de los padecimientos de Cristo. 
Este personaje tiene un valor simbólico de gran envergadura y por ello aparece en el actual Martirologio Romano, en su intento ecuménico con las iglesias orientales y ortodoxas, que siempre lo han celebrado.  


san Calepodio
Santos CalepodioPalmacioSimplicioFélixBlanda y compañeros. M. 222.  
Es un grupo de romanos que sufrieron el martirio durante el imperio de Alejandro Severo, durante el pontificado de san Calixto. Calepodio, un presbítero, fue el primero en morir (ha dado su nombre a una catacumba de Roma junto a la vía Aurelia, que fue el lugar de su enterramiento por orden del papa san Calixto). Palmacio, de rango consular, murió junto a su mujer, hijos y 42 de sus siervos; Simplicio, un senador, fue martirizado junto a 75 parientes y siervos. Félix y Blanda eran esposos. Todos fueron víctimas de la furia de las muchedumbres. 

San Dioscórides de Mira. M. 249/51. 
(Dióscoro)
Martirologio Romano: En Mira, de Licia, san Dioscórides, mártir.
Mártir en Mira de Licia (Asia Menor) durante la persecución de Decio. 

San Gordiano. M. 362. 
Casa ilustre. 
Martirologio RomanoEn Roma, en la vía Latina, san Gordiano, mártir, que fue sepultado en la cripta de la iglesia donde, desde hacía tiempo, ya se veneraban las reliquias de san Epímaco.
Oficial romano mártir en Roma, durante la persecución de Juliano el Apóstata. Se le asocia con san Epímaco, pero no murió con él, sino que fue enterrado junto a él, cuando trasladaron los restos de san Epímaco de Alejandría. Sus Actas no son creíbles y desde 1969 su culto se ha limitado a los calendarios locales. 

Santos Cuarto y Quinto. s. IV.
Cuarto: Nacido en cuarto lugar. 
Martirologio RomanoTambién en Roma, conmemoración de los santos Cuarto y Quinto, mártires.
Eran dos ciudadanos de Capua que fueron martirizados en Roma. 

San Cataldo de Taranto. M. 685. 

(Cantaldo, Cathal). 
El mando del combate
Martirologio RomanoEn el lugar de Taranto, en la región de Apulia, san Cataldo, obispo y peregrino, procedente, según se cree, de Escocia.
Nació en Irlanda. Alumno y maestro en el monasterio de Rachau en Lismore, y luego obispo de Lismore (Irlanda), otra tradición dice que fue obispo de Rachau, fue acusado de brujería por sus milagros, pero consiguió demostrar su inocencia. Después de gobernar santamente su obispado, se embarcó, en peregrinación a Tierra Santa (c.666). Pero un naufragio le obligó a quedarse en Tarento, donde el pueblo lo eligió como su pastor, aunque este nombramiento parece que es más una devoción que una certeza histórica. 
En el 1094, durante la reconstrucción del sacro edificio, que había sido destruido por los sarracenos, se encontró su cuerpo, como indicaba claramente una cruz de oro que tenía grabado su nombre y el de su sede episcopal. Este hallazgo, que se conserva junto con el cuerpo, permitió establecer el siglo en el que vivió el santo, pero, erróneamente, los tarantinos lo consideraron su obispo, incluso su primer obispo, ordenado por el propio san Pedro. Por ello su culto se extendió no sólo en Irlanda, su tierra natal, sino también en Italia, no sólo en Taranto sino en otras ciudades. En Módena, por ejemplo, da título a una iglesia. Patrón de Taranto.

posible imagen de
san Guillermo de
Pontoise
San Guillermo de Pontoise. M. 1195.
(fr.: Guillaume).
Que quiere proteger. Yelmo voluntarioso.
Martirologio Romano: En Pontoise, cerca de París, en Francia, san Guillermo, presbítero de origen inglés, que ejerció su ministerio de párroco resplandeciendo por su entrega a las almas y por su fervor religioso.
Ermitaño inglés que vivió en Pontoise (Francia); según algunos escritores fue un benedictino de la abadía de San Martín. Según otros autores, ejerció su ministerio pastoral en un barrio de Pontoise. En su tumba se obraron muchos milagros. Tiene culto local.

Beata Beatriz I de Este(c.1200 - 1226). 
(Beatriz Atestina).
Que hace feliz. Beata. Viajera. 
Martirologio Romano: En Padua, en la región de Venecia, beata Beatriz de Este, virgen, que restauró el monasterio de Gémmola, situado en los montes Euganeos, de Padua, y aunque su vida fue breve, recorrió hasta el final el arduo camino de la santidad monástica.
Hija del marqués Azzone VI del Este y de Sofía de Saboya; nació en Este en la provincia de Pádua. Se quedó huérfana a los seis años; con 14 años dejó secretamente su casa y, contrariamente a los deseos de sus parientes, se hizo benedictina en la abadía de Salarola (Padua). Poco tiempo después (1221) fue trasladada a Gemmola, en un monasterio que ella misma se encargó de restaurar, donde murió ofreciéndose como víctima de amor. 
Aplicó para ella y para las numerosas cohermanas que la siguieron, la regla benedictina; para dedicarse más eficazmente en la práctica de la virtud cristiana, renunció al gobierno del monasterio, a favor de la monja Desiderata. Murió muy joven. Su sepultura en la iglesia de San Juan Bautista en Gemmola fue muy venerada. Su cuerpo está incorrupto y ahora reposa en la iglesia de Santa Sofía de Pádua.
El papa Clemente XIII, el 19 de noviembre de 1763 confirmó el culto y el título de beata que desde hacía siglos se le venía dando, concediéndole misa y oficio propios.

San Miro de Canzo. (c.1306-1381). 
Insigne.
Nació en Canzo (Como, Italia). Siendo joven donó todo lo que poseía a los pobres y comenzó a vivir vida eremítica, primero en los alrededores del pueblo y luego en Sorigo en la diócesis y provincia de Como. Algunos estudiosos piensan que perteneció a la Tercera Orden Franciscana, otros lo niegan. Después de 75 años, en gran parte dedicada a la vida eremita y a la mortificación en la pobreza murió en Sorigo donde es venerado. Fue sepultado en la iglesia de San Miguel (hoy llamada de San Miro). Tiene culto local.