3 de mayo de 2015

Beato EDUARDO JOSÉ ROSAZ. (1830 - 1903).

(it.: Edoardo Giuseppe Rosaz). 
Que espera riqueza. Guardián glorioso

Martirologio Romano: En Susa, del Piamonte, en Italia, beato Eduardo José Rosaz, obispo, que durante veinticinco años asistió pastoralmente la diócesis que se le había confiado, con una dedicación especial a los pobres. Fundó la Congregación de Hermanas de la Tercera Orden de San Francisco de Susa.

Nació en Susa (Italia), en el seno de una familia acomodada. Desde joven manifestó una salud enfermiza. Hizo los primeros estudios en Aosta y Saluzzo y no se definió su vocación sacerdotal hasta los 21 años, cuando ya sus padres habían fallecido y le dejaron un apreciable patrimonio.
En 1847, ingresó en el seminario de Susa y luego en el de Niza. En 1853, se hizo Terciario franciscano, cuyo ideal promovió y al que permaneció siempre fiel. Fue ordenado sacerdote en 1854. Como sacerdote buscó siempre el bien espiritual de sus fieles así como material. Se dedicó a la predicación, especialmente por medio de las misiones populares, y a la catequesis. Alimentó su vida espiritual con la oración, la meditación. Deseoso de seguridad moral de que empleaba bien su sacerdocio, acudió a Ars a visitar a san Juan María Vianney, con quien consultó su género de vida, que el santo aprobó y aconsejó que lo siguiera.
Rector del seminario de Susa en donde tuvo siempre un principio "firmeza dulce y dulzura firme". Fundador de la congregación de las religiosas llamadas en otro tiempo "Terciarias de san Francisco de Susa" y hoy "Franciscanas Misioneras de Susa" que tienen como fin la enseñanza, la acogida de ancianos, las casas de espiritualidad y otras obras de apostolado. 
En 1877 fue nombrado obispo de Susa y se dedicó con autentico celo pastoral a la potenciación del seminario, y al cuidado y atención del clero y de los laicos. Fundó el semanario «Il Rocciamelone», el 1 de abril de 1897, que actualmente sale con el nombre de «La Valsusa». El 15 de junio de 1899 bendice solemnemente la estatua de la Virgen para colocar en la cima del Rocciamelone (3.600 mts. de altura). Se distinguió por su abnegación, celo, mansedumbre y humildad. Fue amigo intimo de san Juan Bosco. Murió en Susa. Murió el 3 de mayo de 1903. Fue beatificado por Juan Pablo II en su visita pastoral a Susa el 14 de julio de 1991.