3 de abril de 2015

San LUIS SCROSOPPI. (1804-1884).

Famoso en la guerra. Sabio.

Martirologio Romano: En Udine, en la región de Venecia, san Luis Scrosoppi, presbítero de la Congregación del Oratorio, que fundó la Congregación de Hermanas de la Divina Providencia, para la educación cristiana de la juventud femenina.

Nació en Udine. Ingresó en el seminario de su ciudad donde fue ordenado sacerdote en 1827. Junto con su hermano sacerdote, Carlos, colaboró como director del asilo de huérfanas, logrando la ampliación del establecimiento; aquí estuvo 18 años y vió la necesidad de fundar una congregación femenina que se hiciera cargo del establecimiento que se llamaría "la Casa de las Abandonadas" o "Instituto de la Providencia". Y así en 1845, fundó con las maestras del asilo la Congregación de las Hermanas de la Divina Providencia, y para las jóvenes que salían de su establecimiento y necesitaban empleó creó "la Casa de la Providencia".
Por entonces se estableció en Udine una casa de filipenses, basándose en que, al no ser religiosos, las leyes ponían menos trabas a su establecimiento. Luis decidió ingresar en el Oratorio para enmarcar su espiritualidad en el espíritu de caridad de san Felipe Neri. Una vez dentro de los oratorianos siguió al frente de su fundación. Fundó también casas para huérfanos y para las chicas que han alcanzado la edad adulta y que no se han casado y no tienen lugar para vivir; completó su obra protegiendo a las sordomudas con la creación de "la Obra de las Sordomudas". "Los pobres y los enfermos son nuestros patronos y hacen presente la persona misma de Jesús".
No sólo se dedicó a estas obras benéficas sino que también colaboró en otras obras benéficas de la diócesis, prestando su colaboración con buen agrado y eficacia. Hombre de gran vida interior, conservó siempre una gran sencillez y pobreza de vida y una forma humilde y modesta de comportarse. Dijo: "Quiero ser fiel a Cristo, estar dedicado plenamente a él en mi caminar hacia el cielo, y conseguir hacer de mi vida copia de la suya". Murió octogenario en Udine. Fue canonizado por san Juan Pablo II el 10 de junio de 2001.