6 de abril de 2015

San EUTIQUIO DE CONSTANTINOPLA. (c.512 - 582).

De buena suerte. Feliz

Martirologio RomanoEn Constantinopla, san Eutiquio, obispo, que presidió el II Concilio Ecuménico Constantinopolitano, en el que defendió enérgicamente la fe ortodoxa y, tras padecer un largo exilio, con su muerte profesó la resurrección de la carne.

Nació en el pueblo de Theion en Frigia, fue educado en Augustópolis y finalizó sus estudios en Constantinopla. Se trasladó a Amasea, capital del Helesponto, e ingresó en el monasterio de la ciudad. Acompañó a su obispo a Constantinopla y aquí vivió en la iglesia de la Madre de Dios en el barrio de Urbicius en el Strategion. Con 30 años recibió la ordenación sacerdotal, regresó a Amasea donde fue elegido hegúmeno de su viejo monasterio, que durante su mandato se hizo más grande e importante. Enviado de nuevo a la capital del Imperio como delegado del obispo de Amasea al concilio que iba a condenar el de los "Tres Capítulos", se encontró con el patriarca san Menas, ya en el final de su vida, y en agosto del 552, el emperador Justiniano le designó nuevo patriarca. 
En el 553, Eutiquio escribió al papa Vigilio para manifestarle su fidelidad a los cuatro concilios ecuménicos y a las cartas pontificias. Presidió el II concilio de Constantinopla, donde fue definitivamente condenado el de los "Tres capítulos". Al final de la vida del emperador Justiniano, éste cayó en posiciones heréticas, Eutiquio se opuso a las injerencias del emperador en las controversias teológicas. Por esto estuvo exiliado durante 12 años en Amasea. Cuando murió el nuevo patriarca Juan III el Escolástico, en el 577, el emperador Justino II lo restableció en su sede. A su regreso fue bien acogido en Constantinopla y vivió en paz durante 5 años, excepto por una controversia teológica con el futuro papa san Gregorio Magno sobre la naturaleza de los cuerpos resucitados, que Eutiquio en su obra sostenía que eran etéreos.  El libro fue quemado. Es venerado en Oriente.