21 de abril de 2015

San CONRADO DE PARZHAM. (1818 - 1894).

(Conrado Birndorfer de Parzham. al.: Konrad von Parzham).
De consejo atrevido. Resuelto en el habla. 

Martirologio Romano: En Altötting, en la región alemana de Baviera, san Conrado (Juan) Birndorfer de Parzham, religioso de la Orden de Hermanos Menores Capuchinos, que durante más de cuarenta años ejerció el humilde oficio de portero, siempre generoso con los pobres, y que nunca dejaba marchar a un menesteroso sin haberle ofrecido una ayuda cristiana con sus amables palabras.

Nació en Parzham, en la Baviera alemana, se llamaba Johann Birndorfer y debía hacerse cargo del gran caserío de sus padres en Rottal. Fue un niño cándido y angelical, de una inocencia y de una piedad que no perdió con el paso de los años. Tenía 31 años cuando, al quedar huérfano, se hizo capuchino en Laufen, y poco después, como hermano lego, fue enviado al convento de Santa Ana de Alttöttingen. Tomó el nombre de Conrado. 
Fue portero durante 41 años y no abandonó sus funciones hasta tres días antes de morir (este era quizás el trabajo más duro y sacrificado de toda la comunidad, porque se calcula que la campanilla de la puerta de entrada sonaba unas doscientas veces al día, tal era la afluencia de fieles). Trabajaba dieciocho horas al día, oraba cuatro y sólo dormía dos. Dicen que la acogida -a cualquier hora- de aquel fraile que respiraba paz y presencia de Dios, producía en todos un efecto imborrable, como si cada vez abriese la puerta el mismo Cristo, con un amor y una solicitud proporcionales al inmenso honor de recibir a un peregrino como El, poniendo en su tarea una alegría espiritual que parecía convertir tan monótona ocupación cotidiana en una felicidad sin límites; tenía el don de profecía y el poder de leer los corazones.  
Su piedad eucarística y su devoción a la Virgen eran la fuente de aquella serenidad que contagiaba a quienes se le acercaban. Solía decir: «La Cruz es mi libro, una mirada a ella me enseña cómo debo actuar en cada circunstancia». Animado por el celo apostólico también colaboró en la obra benéfica a favor de la infancia abandonada y en peligro, conocida con el nombre de Liebeswerk (Obra de Amor).
El 18 de abril de 1894, después de haber acolitado la misa fue a la portería, pero allí se sintió mal, pidió a otro hermano que lo reemplazara en el trabajo esperando recuperar las fuerzas, pero las fuerzas no le volvieron. Después de Vísperas se dijo al superior humildemente: «Padre, ya no puedo más»... Él le ordenó guardar cama en la celda llamada de la Santísima Virgen. Fray Conrado, sin dejar notar que sufría, apretando entre las manos el crucifijo y el rosario, se entregó a la oración. La mañana del 21 de abril recibió después de recibir los sacramentos, entró en agonía y expiró santamente con la vista puesta en el cielo, el 21 de abril de 1894. Tenía 76 años de edad. A su muerte se agolparon muchos, sobre todo niños, a venerar sus despojos mortales. Fue beatificado por SS Pío XI en 1930, y canonizado por el mismo papa el 20 de mayo de 1934.