22 de abril de 2015

San CAYO. Papa (283-296). M. 296.

Alegre de los padres. Grajo.

Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio de Calixto, en la vía Apia, sepultura de san Cayo, papa, que, escapando de la persecución del emperador Diocleciano, murió como confesor de la fe.


Según la “Pasión de Santa Susana” nació en Salona, Dalmacia, pariente (probablemente sobrino) de Diocleciano. Otro parentesco, muy distinto, lo relaciona con santa Susana, de la que era tío por parte de padre. Al morir san Eutiquiano, papa, en 283, se le llamó para que ocupara la sede de Pedro. 
No se sabe mucho sobre su actividad de estos años, ya que fueron momentos de paz, los primeros años; parece que fue quien determinó la graduación de las órdenes sagradas, desde el ostiario hasta el episcopado: para acceder al episcopado había que ser presbítero, a cuya ordenación se llegaba a través de las órdenes menores y el diaconado. 
Aunque es considerado como mártir, se sabe que no sufrió martirio, ya que no vivió durante la gran persecución de Diocleciano iniciada ya en el 300, aunque vio morir a san Sebastián; pero el dolor que sufrió al ver la persecución que se acercaba es lo que le hace considerarlo mártir. Se dice que fue torturado por los soldados de Diocleciano, pero no se tiene constancia del hecho, aunque se sabe que tuvo que refugiarse en las catacumbas de San Calixto. Todos los datos que se tienen de él son unos fragmentos de su epitafio, lo demás es leyenda. Su culto universal fue suprimido en 1969.