28 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Afrodisio de Béziers. s. I. 
(fr.: Aphrodise de Béziers). 
Lleno de amor
Martirologio Romano: En Béziers, de la Galia Narbonense, san Afrodisio, considerado como el primer obispo de esta sede.
Según el evangelio apócrifo del "Pseudo Mateo", Afrodisio era gobernador de Heliópolis en la época de la huida a Egipto. Convertido por el milagro de la caída de los ídolos, habría alojado en su palacio a la Sagrada Familia exiliada. Luego viajó a las Galias y predicó el Evangelio en la región de Narbona. Fue el primer obispo de Béziers, ciudad de la que es patrón, y allí, según la leyenda, murió, como testigo de la fe, decapitado
Esta leyenda se forjó para hacer que la Iglesia del lugar se remontase a los tiempos apostólicos. Su historia fue narrada por san Gregorio de Tours.  

Santos Eusebio, Catalampo y compañeros. s. II - IV.  
Eusebio: Elocuente. Piadoso. Que honra el bien. 
(Caralipo). Desconsolado
Martirologio Romano: En Nicomedia, santos Eusebio, Catalampo y compañeros, mártires

Santos Máximo, Dadas y Quintiliano. M. 303. 
Martirologio Romano: En Silistra, en Mesia, santos Máximo, Dadas y Quintiliano, mártires en la persecución desencadenada por el emperador Diocleciano.
Eran hermanos y naturales de Durostoro (hoy Silistria-Bulgaria); decapitados en Ozobia durante la persecución de Diocleciano. Máximo era lector, mientras que Quintiliano y Dadas eran sus discípulos predilectos. Fueron denunciados por ser cristianos, apresados y encarcelados. Al día siguiente comparecieron ante la presencia de los dos procónsules Tarquinio y Gabino, también estaba el notario Magniliano; tuvo lugar el interrogatorio en el que los tres santos se mostraron fieles a su fe cristiana a pesar de las amenazas. Llevados de nuevo a la cárcel fueron condenados a la pena capital.
San Primiano. M. 303. 
Elegido el primero.
Junto con Alejandro, Firmiano y Tellurio. La tradición los quiere mártires de Larino (provincia de Campobasso en Molisse, Italia), durante la persecución de Diocleciano. Primiano y Firmiano quizás fueron hermanos, se cree que había un tercer hermano de nombre Casto, también mártir, pero no está documentado.
Las reliquias de los cuatro santos fueron llevadas a Nápoles el 28 de Abril de 1598, y depuestas en la iglesia de la Anunciación de Lesina, donde reciben culto popular y litúrgico.

San Prudencio de Armentia. s. VI. 
Prudente, despierto.
Martirologio Romano: En Tarazona, en la Hispania Tarraconense, san Prudencio de Armentia, obispo
Natural de Armentia, Álava. A los 15 años se retiró a la soledad de una cueva cerca del Duero en Soria, donde fue discípulo de san Saturio. Al morir su maestro se fue a Calahorra, La Rioja, conde estuvo predicando, y cuando ya se hizo famoso se marchó a Tarazona, Zaragoza. 
Allí sirvió en la catedral, en los más humildes servicios. Por su santidad fue ordenado sacerdote y nombrado arcediano. Atendió a los enfermos y cuidó los bienes de la Iglesia. Su fidelidad era tal, que al morir el obispo, no dudaron en darle la sede de Tarazona. Pacificó las relaciones entre el clero, el obispo y los fieles de Burgo de Osma; al voler de esta misión murió. Es Patrón de Álava y de la diócesis de Tarazona. 

San Pánfilo de Corfinio. M. c. 700. 
Amigo total
Martirologio Romano: En Sulmona, en la región de los Abruzos, sepultura de san Pánfilo, obispo de Corfinio.
Obispo de Sulmona y Corfinio y natural de Corfinio en los Abruzzos, Italia. Era un hombre de Dios, celoso predicador, de vida muy austera y gran generosidad con los pobres, pero se atrajo la hostilidad del pueblo, introduciendo ciertas innovaciones. Los domingos se levantaba poco después de la media noche, celebraba solamente los oficios nocturnos y la misa. En seguida salía a repartir limosnas y, al despuntar la aurora, ofrecía una comida a los pobres, con los que se sentaba a la mesa. Una parte del clero y del pueblo se oponía violentamente a esta costumbre, arguyendo que ningún otro obispo de Italia celebraba la misa antes de las dos o tres de la mañana y llegaron incluso a acusar de arrianismo a san Pánfilo. El obispo probó tan claramente su ortodoxia ante el papa san Sergio I, que éste le despidió con una generosa limosna para sus pobres. Está enterrado en la catedral de San Pánfilo en Sulmona. Patrón de Sulmona. 

martirio de san Pedro
de Verona
Beato Carino Pedro de Balsamo. M. 1293. 
Gracioso, chusco.
El beato Carino Pedro de Balsamo, hermano converso dominicano, huido de la justicia después del asesinato de san Pedro de Verona, fue transformado por la gracia divina, cuando, cansado y enfermo se confesó con el prior del convento dominicano de Forlí.
Carino de hombre cruel, avaro sin escrúpulos, fue transformado por la Misericordia divina: pasó su vida en oración, penitencia y trabajo, llorando su delito; tuvo como padre espiritual al beato Jaime Salomoni de Forlí. Murió probablemente en Forlí. Está sepultado en la catedral de esta ciudad.

Beato Guido Spada. M. 1340. 
Amplio, extenso. Madera, bosque. 
Guido Spada o Spatis nació en San Germano Vercellese (Italia). Dotado de buen ingenio y de un carácter afable ingresó en la Orden franciscana, en la que sobresalió por su humildad, penitencia y sabiduría en los consejos. Amaba  predicar especialmente la Pasión de Cristo, que lo enriqueció de numerosos dones extraordinarios. Murió en Bolonia. Es tenido como beato en el Martirologio franciscano.