23 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Eulogio de Edesa. M. 387. 
Que habla bien. 
Martirologio RomanoEn Edesa, ciudad de la antigua Siria, san Eulogio, obispo, que, según la tradición, falleció un Viernes Santo o Parasceve.
Era eremita de Edesa en Siria y vivió en la soledad con san Barsimeo. Cuando Barsimeo ascendió a obispo de Edesa, se llevó consigo a Eulogio para que fuera su coadjutor en el santo ministerio. Eulogio supo mantener a su grey dentro de la ortodoxia, cuando Barsimeo fue exilado a Mesopotamia y reemplazado por un obispo arriano; por esta causa padeció muchas penalidades. 
Fue exiliado junto con el sacerdote Protógeno, por el emperador arriano Valente, a Antinoo, en la Tebaida, por su firme oposición al arrianismo y a su regreso, después de la muerte de Valente (375), fue elegido obispo de Edesa, Siria. Eulogio fue consagrado en el Concilio de Antioquía, al que asistió en 370. También estuvo presente en el Concilio Ecuménico de Constantinopla. Se dice que murió en Viernes Santo o Parasceve.  

San Marolo de Milán. M. 423. 
Martirologio Romano: En Milán, san Marolo, obispo, amigo del papa san Inocencio I.
XIVº obispo de Milán, que ejerció su ministerio probablemente entre el 408 y el 423, y al que el "Breviario ambrosiano" define como «inclytus virtute», célebre por la virtud. Posiblemente provenía del Oriente. San Ennodio,  poeta latino, diácono milanés que llegó a ser obispo de Padua, escribe que Marolo nació en al región de Babilonia.
Tal vez por huir de la persecución de Shapor II, pasó a Antioquía de Siria, y de allí probablemente a Roma, ya que fue amigo del papa san Inocencio I. De allí se trasladó a Milán, rodeado de la fama de hombre culto y celoso. Ennodio dice que fue un obispo «atentísimo» a su misión, «empeñado», sin ahorrarse energía en su ministerio, «amante del ayuno» y de las penitencias, entendidas como instrumentos de intercesión ante Dios en favor de su pueblo; «ardiente de celo con su misión, providente con los pobres», o quizás podría traducirse «ardiente en su providencia con los pobres». En efecto, fue amado por sus obras de caridad, en favor de las víctimas de las invasiones de los visigodos. Reposa en la basílica de San Nazario.

Beato Jorge de Suelli. (1000/50 - 1050/117). 
Martirologio Romano: En Suelli en Cerdeña, conmemoración de san Jorge, obispo
Según la leyenda, nació en Cágliari, Cerdeña. Desde muy joven manifestó signos de virtud y penitencia. Fue elegido obispo de Suelli, la actual Barbagia, en Cerdeña; se pasó los años de su episcopado ayudando a los pobres y visitando su diócesis, reformando la vida moral y religiosa. Le sucedió Pablo de Suelli en el 1190. Parece que tuvo dones taumatúrgicos, y excepto su episcopado, todo lo que se sabe de él es leyenda. En 1609 el papa Pablo V confirmó definitivamente el culto de san Jorge de Suelli.
Su mitra se conserva como reliquia en Cagliari, y es invocado contra las carestías. No goza de ninguna fiesta litúrgica.