19 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Mapálico y compañeros. M. 250. 
Martirologio Romano: En África, san Mapálico, mártir, que durante la persecución bajo el emperador Decio, movido de piedad hacia su familia, pidió que se concediese la paz eclesiástica a su madre y a su hermana, que habían abjurado, y así, conducido ante el tribunal, fue coronado por el martirio. Con él perecieron muchos otros santos mártires, que confesaron igualmente a Cristo, a saber: Baso, en una cantera; Fortunio, en la cárcel; Pablo, en el tribunal; Fortunata, Victorino, Víctor, Heremio, Crédula, Hereda, Donato, Firme, Venusto, Frutos, Julia, Marcial y Aristón, muertos en la cárcel por hambre.
Mártires en Cartago, durante la persecución de Decio, en el "agón" o tormento. En la "Carta 8" Cipriano se detiene específicamente en la pasión del propio Mapalico, y de cómo el santo, a las puertas de la muerte, alentaba a los demás y en medio de los tormentos, movido por el Espíritu Santo, ofreció al procónsul que vería la respuesta del cielo al día siguiente. En la 22 cuenta el episodio de que Mapalico intercedió por su madre y hermana, tal como señala el elogio, pero la cuestión no es meramente anecdótica sino que se inscribe en el problema de los "lapsi", los que abjuraban de la fe frente al martirio, que era el problema candente en época de Cipriano. Precisamente el santo trataba de mostrar con el ejemplo de Mapalico, que una cosa era pedir por piedad en favor de su madre y hermana, y otra era renegar de la fe y pretender pedir para sí mismo. 

San Expedito. s. IV. 
(Elpidio).
El antiguo Martirologio Romano decía: “En Melitene, en Armenia, san Expedito, coronado mártir en este día”.
Su nombre aparece el 18 de abril, como san Elpidio y mártir en Melitene. Era el jefe de la Legión Fulminante; su vida es una leyenda fabulosa. Pío XI eliminó su nombre del santoral en 1905 y ordenó, sin éxito, que se retirasen su imagen de las iglesias. Se le venera como abogado de las causas urgentes y actualmente ha sido elegido como patrono de los internautas.
¿Por qué en este caso esa gran extensión del culto no permite fundamentar la inscripción en el santoral? Por una razón: esa extensión del culto, aunque amplia, no es, sin embargo, demasiado antigua. No va mucho mas allá de la época moderna. La noción católica de «traditio» («tradición», pero con resonancias teológicas muy propias), aunque no se refiere sólo al pasado, implica siempre una vinculación permanente, ininterrumpida y rastreable con el pasado. 
Su nombre ha sido retirado del Martirologio ya en la revisión que se hizo del antiguo en época del Concilio Vaticano II, y no ha sido vuelto a inscribir en el Nuevo Martirologio Romano, promulgado en 2001 (como sí ha ocurrido en algunos otros casos). Debe tenerse en cuenta que la duda sobre la realidad histórica del personaje y su martirio no es reciente; mucho se ha escrito acerca de ello en el siglo XIX y el XX.
A pesar de que el santo tiene altares dedicados en iglesias católicas y muchas páginas devocionales en internet, no se debería fomentar la extensión de su culto. 

Santa Marta de Persia. M. 341. 
Atractiva señora, patrona, que provoca. 
Martirologio Romano: En Persia, santa Marta, virgen y mártir, que en tiempo del rey Sapor II, al siguiente día de la muerte de su padre, Pusicio, sufrió el martirio en la Solemnidad de la Resurrección del Señor.

San Jorge de Antioquía. M. 814/18. 
Labrador.
Martirologio Romano: En Antioquía, de Pisida, san Jorge, obispo, que murió en el destierro por defender el culto de las santas imágenes.
Fue un monje que fue obispo de Antioquía en Pisidia; fue uno de los padres del II Concilio de Nicea (787) contra los iconoclastas. Fue desterrado por el emperador León V el Armenio. Murió en el exilio. 

San Geroldo. M. 978. 
(al.: Gérold). 
El que manda con la lanza.
Martirologio Romano: En Friesen, en los Alpes de Baviera, san Geroldo, eremita, del que se cuenta que llevó una vida de penitencia en la región de Vorarlberg.
Miembro de la familia de los condes de Sajonia; legó sus tierras a la abadía de Einsiedeln donde eran monjes sus hijos Cuno y san Ulrico; él se retiró a Mitternach, donde vivió como ermitaño bajo la obediencia del abad de Einsiedeln. Tiene culto local. 

San VernierM. 1287. 
(Guarnero, Vernerio, Werner de Oberwesel). 
Protección del ejército.
Joven cristiano, hijo de un viticultor, recogido por un judío, mártir a los 14 años, por divergencias entre las dos comunidades. Se dice que fue asesinado en Oberwesel, atado en una columna cabeza abajo, para luego abrirle las venas y dejar que se desangrara como un pollo. Este ritual, verdadero o falso, desencadenó sangrientas represalias contra las comunidades judías en el valle del Rin. 

Beato Conrado Milani de Ascoli. (1234 - 1289). 
(it.: Corrado Milani di Ascoli). 
De consejo atrevido. Resuelto en el habla
Se llamaba Conrado Milani y había nacido en Ascoli, en el seno de la familia Milani. Desde muy joven fue un gran amigo de Girolamo Massi, futuro Nicolás IV. Se ignoran datos de su niñez y juventud. Cursó estudios en su ciudad natal y en el sacro convento de Asís y en Perusa, donde obtuvo el doctorado. Fue maestro en las escuelas franciscanas de Roma y misionero en el continente africano, donde recorrió los territorios de Libia y Cirenaica (región del norte de África, sobre la costa del Mediterráneo, entre Egipto y el desierto de Libia). 
De regreso a su país, por órdenes del sumo pontífice, acompañó a Girolamo Massi en la misión de impedir una guerra de Francia contra España. Al regresar de esta tarea, a Girolamo se le consagró cardenal en 1278; dos años después, Conrado se trabajó como maestro de Teología en la Universidad de Paris. Al ser elegido Massi como el pontífice Nicolás IV, llamó a su antiguo amigo Conrado para que fuese su consejero. Su ejemplar vida religiosa y admirables virtudes propiciaron su inminente elevación al rango de cardenal, ante lo cual -por modestia- se dirigió a su tierra natal, donde la población lo recibió con grandes muestras de afecto y reverencia, dada su fama de santidad. La vida activísima, los honores y otros encargos, no cambiaron su vida privada. Obediente siempre. Después de un mes enfermó gravemente y predijo el momento de su muerte.