10 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santos Terencio, Africano, Máximo, Pompeyo, Alejandro, Teodoro y 40 compañeros. M. 250. 
Martirologio RomanoEn Africa Proconsular, santos Terencio, Africano. Máximo, Pompeyo, Alejandro, Teodoro y cuarenta compañeros más, todos mártires, que en tiempo del emperador Decio murieron por la fe cristiana.
Mártires en Cartago, durante la persecución de Decio, siendo prefecto de África, Fortunaciano. Éste había publicado un decreto de persecución  y condena al suplicio contra todos aquellos que no hubieran renegado del cristianismo. Hubo bastantes apostasías; Terencio era el más célebre de los del grupo, que eran unos 39 mártires, de los cuales sólo nos han llegado estos nombres: Africano, Pompeyo, Máximo, Alejandro, Teodoro. Los tuvieron en prisión en medio de serpientes y escorpiones y por fin decapitados. Aunque antes, para hacer caer la fe de Terencio, torturaron delante de él a algunos de sus compañeros. 
Al final del siglo IV, durante el imperio de Teodosio el Grande, sus restos fueron trasladados a Constantinopla. 

cristianos en las catacumbas
San Apolonio de Alejandría. s. IV.
Pertinente a Apolo.
Martirologio Romano: En Alejandría, de Egipto, san Apolonio, presbítero y mártir
Apolonio era presbítero y murió mártir en Alejandría, con cinco compañeros, durante la persecución de Maximiano. Afrontaron el martirio con tanta serenidad que muchos se convirtieron. Finalmente fueron arrojados al mar, pero sus cuerpos fueron rescatados, y enterrados por los cristianos con honores.
No hay ninguna «Passio» digna de mención asociada a este mártir, y tanto la fecha como los hechos mencionados parecen bastante inciertos, excepto la existencia misma del mártir, la relación con Alejandría su carácter de presbítero y la persistencia del culto. Se le puede confundir con santos Apolonio y Filemón mártires en esta ciudad durante la persecución de Diocleciano que se celebra el 8 de marzo, así como este mismo santo asociado a Filemón, Ariano y Teótico que se celebran el 4 de marzo.
catedral de Auxerre

San Paladio de Auxerre. M. 658. 
(fr.: Pallade d’Auxerre).
Relativo a Palas. 
Martirologio Romano: En Auxerre, lugar de Neustria, san Paladio, obispo. que primero fue abad del monasterio de San Germán, y después, recibido el episcopado, participó en muchos concilios y se esforzó en la restauración de la disciplina eclesiástica.
Abad de la abadía de San Germán de Auxerre y, en el 622, fue nombrado obispo de la ciudad; fundó varios monasterios, se dedicó intensamente a cuidar la disciplina eclesiástica y participó en muchos concilios. Tiene culto local.

sarcófago de s. Beda "el Joven"
San Beda "el Joven". M. 883. 
El que combate. Oración.
Martirologio Romano: En Gavelo, en el territorio de Venecia, san Beda el Joven, monje, que, después de estar sirviendo durante cuarenta y cinco años al emperador Carlomagno, eligió servir el resto de su vida al Señor en el monasterio.
Nació en la región alemana actualmente denominada Schleswig. Durante 15 años fue uno de los principales funcionarios de la corte de Carlos el Calvo de Francia, donde se distinguió por el cumplimiento perfecto de las misiones que se le confiaron, además por su conducta moderada y devota. Después decidió dejar las riquezas de este mundo y pidió permiso para alejarse de la corte.
Marchó a Italia, se hizo benedictino en la abadía de Gavello (Rovigo, Venecia), dirigida por el abad Guillermo. Tenía entonces cerca de 40 años; se ejercitó en el cumplimiento de la regla y en las severas prácticas penitenciales como si fuese un joven novicio, suscitando la admiración por su virtud. Quizás por esto se pensó en elegirlo como obispo; pero él rechazó siempre con gran humildad este honor. Después de 10 años en este monasterio murió ante el llanto de todos. Sus restos reposan en la iglesia del monasterio de San Benigno de Génova. Tiene culto local.

Beato Antonio Neyrot. (1420-1460). 
(it.: Antonio Neyrot da Rívoli). 
Floreciente. El defensor, el enemigo de los burros. 
Martirologio RomanoEn Túnez, en el norte de África, beato Antonio Neyrot, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que, capturado por los piratas v conducido a África, allí apostató de la fe, pero con la ayuda de la gracia divina, el día de Jueves Santo de la Cena del Señor retomó públicamente el hábito religioso, y a causa de esta decisión fue apedreado hasta morir
Nació en Rívoli, Italia. Ingresó en los dominicos de Florencia y en esa época de su vida no destacó precisamente por su fervor. En un viaje de Sicilia a Nápoles fue apresado por unos corsarios y llevado a Túnez. Abrazó el Islam y contrajo matrimonio, pero ni su nueva religión ni su nuevo estado civil le hicieron feliz. Sabedor por mercaderes genoveses que su maestro san Antonino Pierozzi había muerto y hacía milagros, empezó a encomendarse a su intercesión y obtuvo la gracia de convertirse. 
Retomó su hábito de dominico, y se dispuso a recorrer la ciudad de Túnez, proclamando su fe cristiana. Mientras lloraba sus pecados de rodillas ante al verdugo, la multitud impaciente se abalanzó sobre él, lo mató a pedradas y luego fue descuartizado por la espada. Después pasearon su cadáver por las calles hasta que lo quemaron. Antonio no tardó en ser venerado como mártir en Italia. Unos mercaderes genoveses llevaron a Italia las pocas reliquias que pudieron recoger. El culto al beato Antonio fue aprobado el 22 de febrero de 1767 por Clemente XIII. 

Beato Bonifacio Zukowski. (1913-1942). 
(pol.: Bonifacy Piotr Zukowski). 
Bienhechor. Que aporta buena palabra. Quien tiene un destino feliz. 
Martirologio RomanoEn el campo de concentración de Dachau, cercano a la ciudad de Munich, en Alemania, beato Bonifacio Zukowski, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que en tiempo de guerra, quebrantado por las torturas, a causa de la fe acabó su martirio en la cárcel.
Pedro nació en Baran-Rapa (Vilna), Lituania, en el seno de una familia polaca. De adolescente ayudaba a su padre en los trabajos del campo, pero sintiendo la vocaclón religiosa ingresó en los franciscanos conventuales de Niepokalanow en 1929. Hizo su profesión religiosa con el nombre de Bonifacio el 16 de julio de 1932. Permaneció en ese mismo convento una vez profeso, destinado al trabajo de la tipografía, participando en el apostolado de la prensa que su Orden llevaba adelante llegada la guerra mundial; con peligro personal puso a salvo las máquinas de la imprenta, pero él permaneció en el convento. De acuerdo con las enseñanzas de san Maximiliano Kolbe, ponía todo su empeño en conformarse a la voluntad de Dios. 
Arrestado por la Gestapo el 14 de octubre de 1941 y llevado a la cárcel de la calle Pawiak en Varsovia. A primeros de enero siguiente fue deportado al campo de concentración de Auschwitz. Murió allí de pulmonía y por el trato inhumano recibido el 10 de abril de 1942. Fue beatificado el 13 de junio de 1999 por Juan Pablo II.