1 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Melitón de Sardes. M. c. 180. 
De miel. Agradable. 
Se ignoran datos de su origen y vida en familia. Sus biógrafos afirman que vivió en Turquía, Asia Menor. Obispo de Sardes en Lidia; escritor eclesiástico de la época de los Apologistas; gozó de gran reputación, pero hoy queda muy poco de su obra. 
Su obra literaria consta de la célebre “Apología” dirigida al emperador Marco Aurelio y de textos teológicos, bíblicos y litúrgicos, de los cuales en nuestros días sólo se conocen fragmentos. Durante su época fue testigo de alguno de los ordenamientos de libros canónicos de la Sagrada Escritura. En los albores del siglo XX se localizó la “Homilía sobre la Pascua”, cuya autoría se le atribuye. Sus escritos versan sobre cristología y soteriolgía, las consecuencias del pecado y el triunfo del Cristo resucitado, la Iglesia y los que viven de acuerdo a la nueva era de Cristo y las figuras del Antiguo Testamento. Se le reconoce como Padre apologista.

San Venancio y compañeros. M. 255. 
Cazador.
Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de los santos mártires Venancio, obispo, y compañeros de Dalmacia y de Istria, a saber, Anastasio, Mauro, Pauliniano, Telio, Asterio, Septimio, Antioquiano y Gayano, que la Iglesia se complace en honrar juntamente.
Obispo de Dalmacia. Mártir en Salona, Dalmacia. Su cuerpo, junto con los cuerpos de otos ochos mártires de Dalmacia e Istria (Yugoslavia), fue trasladado por el papa Juan IV al Baptisterios lateranense de Roma.  
El Cardenal Baronio preservó la memoria inscribiéndolos en el Martirologio Romano, y otros martirologios siguieron su ejemplo. El hagiógrafo hispánico Tamayo Salazar (siglo XVII) inscribió a Venancio en su calendario haciéndolo obispo de Toledo, pero fue, sin duda, un error de los tantos de este curioso hagiógrafo. 
Nota: La foto corresponde a un dibujo que representa a este supuesto san Venancio, obispo de Toledo y su correspondiente leyenda.

Beato Hugo de Bonnevaux. M. 1194. 
(Ugución. fr.: Hugues de Bonnevaux). 
Inteligente, juicio, pensamiento.
Martirologio Romano: En el monasterio cisterciense de Bonnevaux, en el Delfinado, en Francia, beato Hugo, abad, cuya caridad y prudencia lograron la armonía entre el papa Alejandro III y el emperador Federico I.
Sobrino nieto de san Hugo de Grenoble; ingresó en la abadía cisterciense de Mezières cuando era muy joven y había renunciado a toda su fortuna en contra de los deseos de sus parientes. En una de las cartas de san Bernardo de Claraval, en la que habla de este monje narra que un día en que le asaltaban terribles tentaciones de volver al mundo, entró a una iglesia a pedir el auxilio divino. La Virgen de la Merced se le apareció, le miró con gran cariño, y le dijo: «Muestra que eres hombre y abre tu corazón a la fortaleza de Dios. Puedes estar seguro de que jamás te asaltará de nuevo esta tentación». Hugo se entregó a penitencias tan severas, que acabó con su salud y empezó a perder la memoria; pero logró restablecerse gracias al sentido común de san Bernardo, quien le envió a la enfermería con instrucciones de que le atendiesen bien y le dejasen hablar con quien quisiera.
En el 1163, fue elegido abad de Léoncel y, en el 1169, se trasladó al monasterio de Buenvalle en Bonnevaux, en el Delfinado, Francia, de donde fue abad. Poseía singulares poderes de adivinación y exorcismo; pero se le recuerda porque en el 1177, medió entre el papa Alejandro III y el emperador Federico Barbarroja logrando la paz entre ellos. Su antiquísimo culto fue aprobado el 9 de diciembre de 1903 por san Pío X.

Beato Enrique Alfieri de Asti. (1345-1401). 
Señor del soto. Caudillo de la fortaleza. Bien nacido.
Nació en Asti, en el seno de la familia de los señores de Magliano. Ingresó en los franciscanos y pronto se mostró rico en la virtud. Fue superior de la provincia franciscana genovesa. En el Capítulo General del 1387, celebrado en Florencia, fue elegido Vicario General, después por unanimidad Ministro de toda la Orden, cargo que ejerció durante 17 años paternalmente sin disminuir en penitencia y oración, coronado con dones taumatúrgicos. 
Presidió seis Capítulos Generales, en los cuales se estudió profundizar en la disciplina religiosa, que dejaba muchos que desear a causa de los cismas existentes en la Iglesia y en el interior de la Orden. Tiene el mérito de favorecer la reforma de los Observantes, iniciada por el beato fray Paoluccio Trinci da Foligno. Los papas Urbano VI y Bonifacio IX le tuvieron gran estima. Murió en Ravenna con fama de santidad y fue sepultado en la iglesia de San Francisco. El Martirologio Franciscano lo retiene como beato.

Beato Juan Bretton. (c.1527-1598). 
(ing.: John Bretton). 
Dios es misericordioso. El que está en gracia de Dios. Admirable
Martirologio Romano: En York, en Inglaterra, beato Juan Bretton, mártir, que, siendo padre de familia, mostró una gran constancia en la fe de la Iglesia Romana durante el reinado de Isabel I y, amenazado varias veces, se mantuvo firme, por lo que al fin, falsamente acusado de sedición, fue estrangulado.
Natural de Bretton (actual Mont Breton, cerca de Barnsley, West Riding en el Yorkshire). Era padre de familia y su esposa se llamaba Frances. Católico fervoroso, él y los suyos, se vio obligado a vivir muchas veces separado de su mujer e hijos, para no exponerlos al peligro de la persecución. 
Cuando ya era de edad avanzada, fue denunciado por un traidor por hablar mal de la reina Isabel I, y fue encarcelado y juzgado. Se le ofreció la libertad y la vida si abrazaba el anglicanismo, pero al negarse, fue finalmente condenado por alta traición, y ahorcado, arrastrado y descuartizado en York. Fue beatificado el 22 de noviembre de 1987 por SS. Juan Pablo II. 

San Nuno de Santa María Alvares Pereira(1360-1431). Carmelita. (Ver) 1 de noviembre.
Beato Carlos de Habsburgo(1887-1922). Emperador del imperio austro-húngaro. (Ver) 21 de octubre.