19 de marzo de 2015

Santos LANDOALDO y AMANCIO. M. c. 668.

(Lanoald, Laudoaldo. hl.: Landoald van Gent). Caudillo del pueblo.
Amancio: Amante, amoroso

El antiguo Martirologio Romano decía "En Gante, en Flandes, santos Landoaldo, un sacerdote romano, y el diácono Amancio, que fueron enviados a predicar el Evangelio por el Papa san Martín. Ellos cumplido fielmente este nombramiento apostólico, y después de su muerte se hizo famoso por sus milagros".
Cuando san Amando de Elnone decidió renunciar a la sede de Maestricht, con el fin de reanudar su labor de obispo misionero en las provincias que son hoy Holanda y Bélgica, fue a Roma para obtener la autorización del Papa. San Martín I, no sólo le manifestó su cálida aprobación, sino que eligió a varios compañeros para que le ayudaran en sus trabajos. De éstos, el principal fue Landoaldo, un sacerdote de la Iglesia romana, procedente de una familia lombarda, lleno de celo misional. Completaban el grupo el diácono san Amancio y nueve personas más, entre las cuales se contaban santa Aldeltrudis, la hija de san Bavón de Gante y Vindiciana, hermana de Landoaldo. Llegaron al territorio entre el Meuse y el Scheldt, en donde permaneció Landoaldo a petición de san Remaclo de Stavelot. En la inmensa diócesis de Maestricht, encontró amplio campo para sus energías, pues el país sólo en parte estaba evangelizado y la gente seguía entregándose a groseras supersticiones y vicios.
En Wintershoven, a orillas del río Herck, Landoaldo instaló su centro de operaciones y construyó una iglesia que san Remaclo dedicó por el año 659. Childerico II, rey de Austrasia, hizo de Maestricht una de sus residencias, y llegó a interesarse en la pequeña comunidad ubicada en Wintershoven, a cuyo sostenimiento contribuyó. Era necesario enviar un mensajero, de tiempo en tiempo, para recibir los regalos reales y uno de los discípulos de Landoaldo, por nombre san Adrián, fue designado para ese objeto. Al regresar de una de sus expediciones, fue atacado y asesinado por ladrones y con ese motivo se le honró como mártir. San Landoaldo no sobrevivió mucho tiempo a su discípulo. Se cree que murió antes de que san Lamberto de Lieja fuera el sucesor en la sede de Maestricht, después del asesinato de san Teodardo. 
San Landoaldo fue sepultado en la iglesia de Wintershoven, pero su cuerpo fue cambiado de sitio en distintas ocasiones y finalmente trasladado a Gante en 980. Se dice que hubo otra traslación de algunas de las reliquias a Wintershoven, en 1624, lo que al parecer dio ocasión para la fabricación de otros documentos espurios. Son llamados los "Apóstoles de Flandes".