20 de marzo de 2015

Santa MARÍA JOSEFA DEL CORAZÓN DE JESÚS SANCHO DE GUERRA. (1842-1912).



Martirologio Romano: En Bilbao, ciudad del País Vasco, en España, santa María Josefa del Corazón de Jesús Sancho de Guerra, virgen, que fundó la Congregación de Hermanas Siervas de Jesús de la Caridad, a las que formó especialmente para el cuidado de los enfermos y de los pobres.

Nació en Vitoria (España), en un hogar de artesanos y profundamente cristiano. Cuando María Josefa tenía siete años, se le murió el padre, y pocos años antes, por un descuido de su madre de cría, cayó de un banco que le fracturó las dos piernas, quedando para siempre tullida (algunos hagiógrafos afirman que fue curada milagrosamente en el santuario de San Miguel in Excelsis, pero parece que no fue cierto). Los estudios le costaron mucho, ya que no era muy inclinada a ellos, y en cuanto aprendió lo básico, que entonces se requería para una mujer, volvió a casa de su madre, para cuidarse de la familia. Su primera comunión, la marcó espiritualmente para toda su vida. Cuando tuvo 15 años, la madre decidió enviarla a Madrid, donde tenía unos parientes.
Pasaron algunos años (1865), y en Madrid realizó su primera experiencia de vida religiosa en la naciente Congregación de las Siervas de María, en el servicio sanitario y apostólico de los enfermos, preferentemente a domicilio (años antes quiso ingresar en las concepcionistas de la reforma de sor Patrocinio en Aranjuez, pero cayó enferma de tifus y no pudo cumplir este deseo). Cuando hizo su profesión, cambió su nombre por el de María de la Salud. Santa María Soledad Torres Acosta, fundadora de la Congregación, apreció sus cualidades y, aún siendo novicia, la nombró superiora del colegio de huérfanos "Sagrado Corazón de Jesús". Tuvo dudas antes de su profesión en 1867, y así se lo comunicó a su fundadora y a san Antonio María Claret, que le dijo que debía profesar, pero que Dios le reservaba otras cosas.
A los cinco años pensó que debería salir para fundar un instituto nuevo, en el mismo campo de asistencia a los enfermos, se salió del convento y fundó el Instituto de las Siervas de Jesús de la Caridad, en Bilbao (1871), cambió su nombre por el de María Josefa del Corazón de Jesús. Pocos años después fundó en: Castro Urdiales, Valladolid, Burgos, Vitoria, Oviedo, Gijón, Logroño, Miranda de Ebro, Haro y otras poblaciones, hasta sumar 41 casas. Tuvo que sufrir el asedio de Bilbao (1874), durante las guerras carlistas.
Fue grande el prestigio que tenía esta mujer ante las corporaciones municipales. Se dieron cuenta de la labor inmensa que estas monjas hacían en beneficio de la ciudad. Ellas cuidaban a los enfermos de día y de noche y se preocupaban de las familias más pobres. Durante 14 años tuvo una insuficiencia cardíaca que la obligó a gobernar su Congregación postrada en un sillón, sin poder moverse. Decía: "Amor y sacrificio, esto es lo más agradable al Señor, y en lo que quisiera se distinguiesen todas las siervas de Jesús". Murió en Bilbao de un infarto, y el ayuntamiento de Vitoria la nombró "Hija Predilecta de la ciudad". Su cuerpo permanece incorrupto en la capilla de la casa generalicia de Bilbao. Fue beatificada por SS Juan Pablo II en 1992, y canonizada por el mismo papa el 1 de octubre del 2000.