12 de marzo de 2015

San SIMEÓN "el nuevo Teólogo". (c.950 - 1022).

El que obedece. Dios escucha.

Nació en Paflagonia, en el seno de una familia de la nobleza. Marchó a Constantinopla para hacer carrera en la administración imperial. Abandonó este camino e ingresó como monje en el monasterio de Studios de esta ciudad. Su talante místico hecho de ardor e intransigencia, le llevó a valorar la relación directa con Dios en detrimento de la obediencia y de los vínculos monásticos, esto le causó a Simeón problemas con los monjes estuditas. 
En el 978, lo trasladaron al monasterio de San Mamas, donde en el 981, fue elegido abad o hegúmeno de San Mamas donde también tuvo problemas con la disciplina de los monjes, pero que consiguió solventar; como sus doctrinas suscitaban graves controversias, renunció al cargo y luego fue exiliado en un sínodo celebrado en 1003 a Crisopoli (Scutari), a orillas del Bósforo. Aquí fundó un monasterio dedicado a Santa Marina. No regresó a Constantinopla aunque obtuvo el perdón. 
Es uno de los más grandes místicos bizantinos y gran defensor de la defensa de la imágines y escribió mucho sobre la luz divina, poniéndola en relación con la Transfiguración; sus escritos (34 "Catequesis", los 226 "Capítulos teológicos gnósticos y prácticos" (organizados en tres "Centurias"), la "Filokalia", los 3 "Tratados teológicos" y los 15 "Tratados éticos", además se añaden 58 "Himnos"), de gran eficacia, han tenido mucha influencia en Oriente, y han contribuido a introducir nuevos usos en la oración monástica.