8 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


martirio de san Cipriano
San Poncio. M. c. 260. 
Cinco. Mar
Martirologio Romano: Conmemoración en Cartago de san Poncio, diácono de san Cipriano, al que acompañó en el destierro hasta la muerte, dejando un admirable relato de su vida y de su pasión.
Diácono del obispo san Cipriano de Cartago, al que asistió en su exilio y martirio. Fue también historiador de la Iglesia; escribió la “Vita Cypriani”. Poncio no fue condenado a muerte junto con san Cipriano, probablemente porque los jueces no le consideraron como un personaje demasiado importante. San Poncio anhelaba el martirio, de suerte que eso constituyó una desilusión para él. Las últimas palabras de la biografía son: «Con toda el alma me alegro de la gloria de Cipriano, pero todavía mayor es mi tristeza por no haber sido digno de acompañarle en ella». No sabemos ni el sitio, ni las circunstancias de la muerte de san Poncio, pero no hay ninguna razón para pensar que haya sido martirizado.

Santos Apolonio y Filemón. M. 287. 
retrato romano hallado en
Antinoe
Apolonio: Pertinente a Apolo.
Filemón: Amigo nuestro, amable, amante
Martirologio Romano: En Antinoe, de Egipto, santos Apolonio y Filemón, mártires
"Que Dios tenga piedad de ti hijo mío" repetía Apolonio arrestado, en los últimos tiempos de la persecución de Diocleciano. Uno de los que más le insultaban era Filemón, comediante y tocador de flauta, que gozaba de gran popularidad en la ciudad de Antinoe. 
Apolonio había sido anacoreta en Tebaida en Egipto, pero visitaba a los cristianos perseguidos, exhortándoles a perseverar en la fe y a aceptar el martirio con coraje. Con sus palabras de piedad convirtió el corazón de Filemón, que gritaba, esta vez al público, que aquel hombre era bueno. La muchedumbre pensaba que estaba haciendo comedia, pero Filemón no recitaba y con lágrimas en los ojos se declaró arrepentido, y pidió el bautismo. Apolonio le dijo "Dios ha tenido piedad de ti hijo mío"; pero la muchedumbre no, y fueron condenados a la hoguera y, mientras se estaban quemando, una lluvia milagrosa apago el fuego, y todos gritaron "el Dios de los cristianos es grande", y todos los presentes, hasta el juez, se convirtieron. Fueron llevados a Alejandría delante del gobernador, el cual recibió a una muchedumbre de cristianos enfervorizados, no tuvo piedad de ellos y ordenó arrojarlos al mar. 

San Provino de Como. M. c. 420. 
(it.: Probino di Como).
Martirologio Romano: En Como, en la provincia de Liguria, san Provino, obispo, fiel discípulo de san Ambrosio, que preservó de la herejía arriana a la Iglesia que se le había encomendado.
Nació en la Galia Transalpina; la tradición medieval lo quiso originario de Provinum (la actual Provins). Fue discípulo de san Ambrosio de Milán; más tarde fue coadjutor de san Félix, obispo de Como, a quien ayudó en la evangelización de aquellas tierras. A la muerte de san Felipe de Como, lo sucedió como obispo, en el 391, y cuya diócesis preservo de la herejía arriana. 
 Se le atribuye la edificación de la iglesia de Santos Gervasio y Protasio, que fue el segundo edificio cristiano levantado en la ciudad. Su episcopado debió brillar por sabiduría y santidad, ya que después de su muerte recibió ininterrumpidamente culto. Una fuerte veneración le fue dedicada por los creyentes de la diócesis, prueba de ello son las muchas iglesias medievales que le han sido dedicadas. Tiene culto local.

San Dutaco de Ross. M. c. 1065. 
(Dutach, Duthac).
Martirologio Romano: En el lugar de Tayne, en Escocia, sepultura de san Dutaco, obispo de Ross.
Posiblemente nació en Tayne, Escocia, donde murió y se le venera, alrededor del año 1000; pero fue educado en Irlanda y se convirtió en un predicador de renombre que atrajo considerables seguidores. Parece que fue obispo de Cork (Ross) en Escocia; a su nombre están ligadas muchas leyendas y el nombre de varios pueblos.  
En 1253, se halló su cuerpo incorrupto. En algunos santorales antiguos figura esa fecha no como "inventio" (hallazgo) de las reliquias sino como año de su muerte. Sus restos se perdieron en el caos que siguió a la reforma de 1560. Su culto, junto con el de otros santos irlandeses, fue confirmado por León XIII el 5 de julio de 1898. La fecha del 8 de marzo conmemora el hallazgo de las reliquias, ya que se desconoce su fecha de muerte. Patrón de Tayne (Tine) en Escocia.

mártir japonés
Beato Joaquín Kuroemon. (c. 1559 - 1624). 
Jahvé fortalece. Dios construirá, erigirá
Martirologio Romano: En Hiroshima, beato Joaquín Kuroemon, catequista encargado de las obras de misericordia y de la animación de la comunidad, condenado a morir en cruz, que marchó con alegría al lugar del martirio, orando y exhortando a aceptar la fe cristiana.
Natural de Aki, Japón. Tenía 65 años. Era un hombre del pueblo, era catequista encargado de las obras de misericordia y de la animación de la comunidad. Por este motivo fue condenado a morir en cruz en Hiroshima. Marchó con alegría al lugar del martirio, orando y exhortando a aceptar la fe cristiana. Fue alanceado en la cruz el 8 de marzo de 1624.
Su caso es de los pocos bien atestiguados de la persecusión en Hiróshima, que dejó muchísimas víctimas pero que lamentablemente no están bien atestiguadas y no es posible, al menos de momento, la beatificación. Fue beatificado el 24 de noviembre de 2008 por SS. Benedicto XVI.