31 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:




San Benjamín. M. c. 420/4. 
El hijo de mi mano derecha.

Martirologio Romano: En el lugar de Argol, en Persia, san Benjamín, diácono, que al predicar insistentemente la palabra de Dios, consumó su martirio con cañas agudas entre sus uñas, en tiempo del rey Vararane V.
Era diácono, y tendría que ser un personaje de cierta importancia cuando el embajador romano del emperador Teodosio, pidió al rey persa, Isdegerdes V, que dejase libre a Benjamín que estaba preso. El rey dijo que lo soltaría con la condición de que renegase de su fe, pero Benjamín no lo hizo, y a pesar de ello se le liberó. Continuó haciendo sus obras de apostolado entre los mazdeístas persas, hasta que de nuevo fue apresado y torturado para que renegase de su fe, al no hacerlo murió mártir, dicen que de su boca solamente salían palabras de alabanza al Señor. Su martirio fue atroz. Murió empalado en Argol (Persia). 

San Renovato de Mérida. M. c. 633. 
(Renato).
Renacido.
Godo arriano convertido que se hizo monje en Cauliana, en Lusitania, de donde fue abad; se distinguió en artes y ciencias eclesiásticas, especialmente en Sagrada Escritura. Su agudo ingenio le hizo maestro de no pocos discípulos. Fue elegido obispo de Mérida, cargo que ejerció durante 22 años. 
Uno de sus biografos dice de él: “Era esbelto de cuerpo, de distinguidos modales, de singular estatura..., era mayor aún por dentro su hermosura, inundado en la posesión del Espíritu Santo”. 

San Mauricillo de Milán. M. c. 660/70. 
(Maurilio).
XXXVIIIº obispo de Milán. Estuvo cuatro meses en el episcopado, aunque algunos hagiógrafos piensan que es necesario leer 4 años, o 10 años y 4 meses. El Martirologio Romano no lo menciona. En los Misales ambrosianos, del siglo XV, se encuentra una Oración y un Prefacio en su honor. Su culto se celebra de forma local en la basílica milanesa de San Sátiro.

San Agilolfo de Colonia. M. d. 750. 
(Agilulfo. al.: Agilof von Köln).
Martirologio Romano: En Colonia, ciudad Austrasia, san Agilolfo, obispo, ilustre por la austeridad de su vida y la predicación
Fue monje benedictino, abad de Stavelot-Malmédy en Las Ardenas. Sucedió a Remaclo hacia el 750 como obispo de Colonia, fue nombrado por el papa san Zacarías. en la que lo recomienda por su ortodoxia. Preclaro por la santidad de su vida y predicación apostólica. Murió en Amblève, cerca de Stavelot. 
La “Passio sancti Agilolfi”, equivoca su vida con la de un mártir y entremezcla las historias entre el mártir y el santo obispo, así dice que su martirio fue consecuencia del celo que puso en cumplir sus deberes ministeriales, y parece, que tuvo algo que ver Carlos Martel. La foto corresponde a esta equivocación con el mártir.
Los restos de san Agilolfo fueron inhumados en la abadía de Malmedy, y se realizó una traslación a la catedral el 9 de julio de 1063; por eso su fiesta local es en esa fecha.

Beato Daniel de Ungrispach. M. 1411. 
Dios juzga. Juicio de Dios.
Comerciante alemán, llamado Daniel de Ungrispach, esposo y padre íntegro. Fue un honestísimo y caritativo comerciante, que, abandonando legítimamente a su familia, ingresó en el convento de los camandulenses de San Matías en Venecia, donde vivió como doméstico las virtudes de los eremitas y la oración y llevó el sustento a su comunidad; unos ladrones pensaron encontrar en su celda, alguna cosa de valor, y lo mataron, por ello está considerado impropiamente como mártir. Su cuerpo se conserva incorrupto. Su festividad es celebrada por la Orden camaldulense.