26 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Cástulo. M. 286/8. 
Gentilicio, casto
Martirologio Romano: En Roma, en la vía Labicana, san Cástulo, mártir.
Intendente romano que por albergar a cristianos, entre ellos al papa san Cayo, y mientras predicaba el evangelio, fue denunciado y enterrado vivo y rematado a mazazos durante la persecución de Diocleciano, en la vía Labicana de Roma. 
El Martirologio le da el título de “Anfitrión de los santos”. Parte de sus reliquias fueron trasladadas al monasterio benedictino de Moosburg del Isar, Baviera, en el 826, que se convirtió en lugar de peregrinación; luego fueron trasladadas a Landshut en 1604.  

Santos Manuel, Sabino, Codrato y Teodosio. M. c. 304. 
Martirologio Romano: En Anatolia, santos Manuel, Sabino, Codrato y Teodosio, mártires
Codrato era obispo de Anatolia. Fue alejado de su diócesis, y obligado a no seguir su obra. Pero él no hizo caso sino que continuó en ella. Fue martirizado en Anatolia junto con 40 de sus seguidores, durante la persecución de Diocleciano. 
Uno de los sinaxarios orientales narra, que animados por el ejemplo y el coraje de los cristianos, a cuyo martirio habían asistido, se presentaron expontáneamente al gobernador de su provincia, declarándose cristianos. Fueron arrestados, torturados y decapitados. 

Santos Montano y  Máxima. M. c. 304. 
Montano: Montañés.
Martirologio Romano: En la región de Sirmia, en Panonia, santos mártires Montano, presbítero, y Máxima, su esposa, que por confesar ambos su fe en Cristo Señor, fueron precipitados al mar por unos infieles.
El presbítero Montano y Máxima, quizás su esposa, fueron ahogados en el río Sava; no se sabe si el martirio fue en Sirmio de Dalmacia o en Singidunum en Panonia.

Santos Baroncio y  Desiderio. M. 720. 
(fr.: Baronze et Dizier).
(Baronto, Barón). Estúpido. Desiderio: Anhelo, deseable, deseoso
Martirologio Romano: En el Monte Albano, en la Toscana, santos Baroncio y Desiderio, ermitaños.
Baroncio nació en Francia, quizás en Berry, donde se piensa que estaba casado y con hijos; se cree que era un cortesano de la corte del rey Thierry II. Al llegar a la madurez se alejó de la Corte para hacerse benedictino buscando una vida de mayor perfección. Ingresó en el convento pero tuvo unas visiones en las que Satanás le presentó todos los pecados de su vida diciéndole que jamás podría alcanzar el Cielo; pero en la misma visión, san Pedro vino en su ayuda animándole para que continuase en el camino emprendido, pues aquel era el único medio que tenía para alcanzar la gloria eterna. 
Como quisiera una mayor santidad, siguiendo el ejemplo de la época: Baroncio, pidió permiso para alejarse a la soledad y vivir como ermitaño. Obtenida la autorización (aunque antes quiso hacer una peregrinación a Roma) se puso en camino y, en las montañas de Pistoya, en el monte Albano, decidió vivir en total soledad, como ermitaño. En estos parajes vivió la penitencia, junto con otro monje de nombre Desiderio, que se le unió atraído por su virtud. 

San Braulio de Zaragoza(c. 585 - 651). Obispo de Zaragoza. (Ver) 18 de marzo.