23 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Victoriano. Siglo incierto.
Vencedor.  
El patrón de Adelfia Canneto (Puglia, Italia), no es más que un “cuerpo santo” identificado erróneamente con el mártir de Cartago, festejado el mismo día. 
Después de varias verificaciones se trata de un “cuerpo santo” de las catacumbas romanas de Pretextato que en el 1736, fue donado en un primer momento a una iglesia de Nápoles y después en 1753, a la comunidad de Canneto que lo eligió su patrón. No se tienen noticias históricas de él.

Santos Victoriano, Frumencio y compañeros. M. 484. 
Victoriano: Vencedor.
Frumencio: Que da fruto
Martirologio Romano: Conmemoración de los santos mártires Victoriano, procónsul de Cartago, de dos hermanos de la ciudad de Aguas Regias, hoy Henchir-Baboucha, así como de dos mercaderes, ambos de nombre Frumencio, que, en la persecución desencadenada por los vándalos, bajo el rey arriano Hunerico, padecieron atroces suplicios por su constancia en confesar la fe cristiana, consiguiendo así la gloriosa corona.
Hunnerico, el rey arriano de los vándalos, al principio de su reinado mostró cierta moderación respecto a sus súbditos católicos en Mauritania, pero en el 480, comenzó una política de implacable persecución. Entre las víctimas de más importancia, hubo un grupo de mártires que honramos en este día. 
Entre ellos sobresalió Victoriano, original de Hadrumeto, que era uno de los ciudadanos más ricos de Cartago y que había sido nombrado procónsul de Cartago por el mismo Hunnerico. Cuando se publicaron los edictos de persecución, el rey vándalo intentó por todos los medios que Victoriano se pasara al arrianismo. Al fracasar en sus intenciones, Victoriano fue cruelmente atormentado y al final ejecutado.
El Martirologio Romano une a Victoriano con cuatro mártires que sufrieron al mismo tiempo. Los dos homónimos Frumencio, eran mercaderes, y había otros dos hermanos  que fueron torturados en el potro y después quemados con planchas de hierro al rojo vivo, pero soportaron todo pacientemente hasta el final sin renunciar a la fe nicena.

San Gualterio de Pontoise. M. 1095. 
(Walter, Gualtero. fr.: Gautier de Pontoise).
Dominio o comandante de ejército. Guerrero esforzado
Martirologio Romano: En Pontoise, cerca de París, en Francia, san Gualterio, primer abad del monasterio del lugar, que, renunciando a su amor por la soledad, enseñó con su ejemplo a los monjes la disciplina de la Regla y fustigó en el clero las costumbres simoníacas.
Nacido en Andaiville (Picardía), era novicio de la abadía de Rebais cuando se arriesgó a atender y liberar de su calabozo a un labrador. Era tal su popularidad y la del monasterio por él construido, que fue nombrado, contra su voluntad, para regir la abadía de San Martín de Pontoise, como primer abad; huyó a la abadía de Cluny, donde se escondió con nombre supuesto, hasta que fue reconocido por el célebre abad san Hugo de Cluny. 
Obligado a regresar, se retiró, anónimo de nuevo, a una isla del Loira, junto a Tours, tomando a su cargo la capilla de Santos Cosme y Damián. Su fama atrajo a multitudes. Volvió a ser reconocido y regresó a Pontoise. Logró ir a Roma para pedir al papa san Gregorio VII que le descargase de toda autoridad, pero el Papa le ordenó que debía asumir sus responsabilidades y obligaciones; ya no se pudo huir más y se mantuvo en su puesto hasta el fin de su vida. Luchó por la disciplina de sus monjes y contra la simonía. Tiene culto local.