1 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



Santa Eudocia. M. 98-117. 
(Eudaocia, Eudosia, Eudoxia)
De buena voluntad. Ilustre
Meretriz en la ciudad de Heliópolis. Provenía de Samaria y por ello era conocida como "la Samaritana". Bellísima y deseadísima, había acumulado una gran riqueza y vivía en un gran palacio de la ciudad. Cerca de su casa, se hospedó una noche un monje llamado Germano. Era verano, y por la ventana abierta, oyó los cantos religiosos y las palabras del monje. Aquella noche no pudo dormir, y al día siguiente se presentó al monje para decirle que estaba descubriendo un mundo nuevo. Pidió ser instruida en la doctrina cristiana, y desde aquel momento su vida cambió. La bautizó el obispo Teódoto. Para hacer penitencia se encerró en un monasterio, pero sus antiguos clientes y amantes, no le perdonaron el cambio e hicieron todo lo posible para vengarse, de manera que fue decapitada en su ciudad durante la persecución de Trajano. 

Santa Domnina. s. II?. (Iglesia ortodoxa griega).
Señorita
Según el teólogo Teodoreto, obispo de Ciro, Domnina pertenecía a una rica familia cristiana de Siria. Cuando era joven se construyó una tienda en el jardín de la casa marterna y allí transcurrió toda su vida, orando y ayunando, hasta tal punto de quedarse delgadísima; practicamente era una eremita dentro de los muros de su casa. Parece que ha había alcanzado tal grado de misticismo, que no podía pronunciar una palabra, sin derramar una lágrima, que le salían inspiradas del ardiente amor de Dios.

San Bono de Cagliari. s. III. 
Bueno, bondadoso. Rico
Obispo de Cágliari (Cerdeña) y mártir en esta ciudad. No se sabe nada más de él.

San Félix III. Papa (483-492). M. 492. 
Feliz, fértil, dichoso
Martirologio Romano: En la basílica de San Pablo de Roma, en la vía Ostiense, san Félix III (II), papa, que fue antepasado del papa san Gregorio I Magno.
Pertenecía a una ilustre familia romana y su padre parece ser que fue el sacerdote Félix al que san León Magno le había confiado la restauración de la basílica de San Pablo Extramuros. Antes de ser elegido Papa se casó con una tal Petronia, que murió cuando él era diácono; y tuvo tres hijos, fallecidos durante su pontificado, de uno de los cuales desciende san Gregorio Magno. 
Sucesor de san Simplicio en el pontificado. Gobernó la Iglesia de Roma durante los últimos años del reinado de Odoacro y la llegada a Italia de Teodorioco. Intentó reprimir la invasión vándala en África, por las continuas apostasías que se produjeron a causa de la persecución que estos bárbaros iniciaron; mantuvo una continua controversia con los monofisistas y eutiquianos, a raíz de la publicación del “Henotikon”, edicto del emperador Zenón, que de acuerdo con el patriarca de Constantinopla, Acacio, traicionaba la cristología calcedoniana. Mantuvo una dificil relación con las iglesias orientales, que afrontó con inflexible tenacidad, pero que acabó con el el cisma de la Iglesia de Constantinopla, después de que hubiese excomulgado al patriarca Acacio. Fue sepultado en la basílica de San Pablo Extramuros. 

San Albino de Vercelli. s. V. 
Blanco.
En el 452 fue nombrado el Vº obispo de Vercelli, año en el que las ordas de los godos de Alarico y de los hunos de Atila, atraversaron y devastaron la ciudad, siendo luego vencidos por el general Ezio. A Albino le tocó reconstruir la catedral fundada por san Eusebio. La celebración de la dedicación a san Eusebio de la catedral, reconstruida y restaurada, con un ritual grandioso permaneció en la memoria de todos durante mucho tiempo; los anales históricos de la diócesis vercellese recuerdan el 31 de agosto esta celebración con un episodio extraordinario que sucedió en tal ocasión.
Albino retrasaba la celebración porque deseaba la visita para tal ocasión de algún insigne obispo, su espera fue premiada cuando pasó por allí el santo obispo de Auxerre, Germán; invitado por Albino, san Germán que marchaba con urgencia a Rávena, prometió que a su regreso se pararía para celebrar el rito. Pero san Germán, murió durante su estancia en Rávena y a Vercelli regresó su ataud, en el viaje de regreso a Francia. La leyenda dice que una vez que entró el féretro en la catedral, entre la gran presencia del clero y el pueblo, la numerosas velas, necesarias para iluminar el vasto ambiente, se encendieron de improviso sin intervención de nadie, cuando en los días anteriores, inexplicablemente no se habían podido encender; el santo obispo cumplía asi su promesa, con este milagro.
Todo esto es una leyenda, porque las fechas no concuerdan, ya que san Germán murió en Rávena en el 448 cuando era obispo de Vercelli san Justiniano y no san Albino que lo fue, como ya hemos dicho, en el 452. De nuestro santo no se sabe nada más, pero su culto es antiquísimo. 

San Suitberto de Kaiserswerth. (647-713). 
(Suiberto, Swithbert)
Famoso por la fuerza
Martirologio Romano: En Werda (hoy Kaiserswerth), isla del Rin, en Sajonia, san Suitberto, obispo, quien, monje primeramente en Northumbria, fue compañero de san Willibrordo y, ordenado obispo por san Wifrido, predicó el Evangelio a los bátavos, frisios y otros pueblos de Germania, falleciendo piadosamente en el monasterio que había fundado, siendo ya de anciano.
Benedictino de origen northumbra, miembro de un grupo de 12 misioneros que, en el 690, marchó a Frisia bajo la guía de san Willibrordo. Predicó el Evangelio con mucho éxito, sobre todo en Frisia occidental. 
En el 693, fue ordenado corepíscopo por san Wilfrido de York en Ripón; predicó a los bructerios, asentados junto a los ríos Lippe y Ruht. Les enseñó a roturar la tierra, a cultivar de manera productiva y a criar caballos. Despertando de esta manera la buena disposición para la evangelización, pero su obra en esta zona estuvo dificultada por las invasiones sajonas, y por ello se retiró a la pequeña isla de Kaiserswerth en el Rin, que le regaló el rey Pipino de Heristal. 
En el 710, fundó un monasterio benedictino, donde se enseñaba a los monjes lo necesario para civilizar aquellas tribus bárbaras. Se preocupó de que en la isla se encendiera fuego todas las noches para enseñar el camino a los barcos. Murió en este monasterio. Tuvo como discípulo a san Willeic. 

Beato Cristóbal de Milán. (1410-1484).
(it.: Cristoforo da Milano). 
Que lleva a Cristo.
Martirologio Romano: En Taggia, en la Liguria, conmemoración del beato Cristóbal de Milán, presbítero de la Orden de Predicadores, entregado al culto de Dios y a la doctrina sagrada.
Sacerdote dominico que, fiel a su misión, predicó con éxito en la Liguria y el Milanesado. Fue maestro de novicios y predicador itinerante, admirado por la santidad de su vida. Sus biógrafos hacen notar que los sermones del beato, que obraban grandes conversiones y mejoraban las costumbres del pueblo, se basaban siempre en la Biblia, los escritos de los Padres y la teología de Santo Tomás. Por su parte, Cristóbal clamaba contra los predicadores que lanzaban ideas nuevas en vez de comentar el Evangelio, con el objeto de ganar popularidad y estar a la moda. 
Predijo la destrucción de Trioria por los ejércitos franceses y anunció a los habitantes de Taggia que deberían huir sin ser perseguidos y que el río se desbordaría y acabaría con los huertos. Dichas profecías se cumplieron hasta en sus menores detalles. En Taggia, después de su predicación, el pueblo construyó un convento y el santo fue elegido su primer prior. Se le llamó Cristóbal "el apóstol de Liguria", por el éxito con que envangelizó esa región de Italia. El beato se hallaba predicando la cuaresma en Pigna, cuando le sorprendió su última enfermedad. Pidió que le transportasen a Taggia y expiró en su amada ciudad. Su culto fue confirmado en 1875 por el beato Pío IX.