30 de marzo de 2015

NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRELLA.



La Iglesia celebra hoy esta advocación mariana para significar que María es nuestro “rumbo”, nuestra guía y por ello se la representa como una estrella de ocho puntas.

Azulejo de Ntra. Sra. de la Estrella.
Jerez de la Frontera. Cádiz.


Para los hebreos el nombre no era un simple apelativo; estaba íntimamente ligado a la persona. Por ello usaban nombres que describirían la personalidad, el carácter; así, era muy usada la expresión "su nombre será tal" cuando se quería designar una misión o carácter especial al niño por nacer.
María es asimismo conocida como "Estrella de los Mares" o "Estrella del Mar" (Stella Maris). Dicho nombre procede de la interpretación de un pasaje del Antiguo Testamento, del primer Libro de los Reyes 18:41-45.
Siguiendo el ejemplo de María, su humildad, su obediencia, su fe, sus silencios, sus delicadezas de madre... ese rumbo, esa estela, esa luz, esa estrella que nos guía es ruta segura para nuestro caminar diario, para acercarnos a Ella con la confianza de hijos, tomarla de la mano y que nos lleve, dejándonos llevar... suavemente, dulcemente, por ese amor y enseñanza de madre que no nos equivoca, que quiere y desea lo mejor para nosotros.
En España son muchas las localidades que a lo largo y ancho de nuestra geografía, existen ermitas, iglesias o templos dedicados a Ntra. Sra. de la Estrella y que rememoran una antigua aparición mariana medieval, normalmente a pastores en alguna roca, o árbol. Cada localidad tienen sus propias festividades. También existen numerosas Cofradías y Hermandades puestas bajo la advocación de Ntra. Sra. de la Estrella.
La propia Congregación de los Hermanos de la Doctrina Cristiana o de La Salle, tienen como patrona de su Instituto a la Virgen de la Estrella, que se ve reflejada en la estrella de su escudo.