16 de marzo de 2015

Beatos JUAN AMIAS y ROBERTO DALBY. M. 1589.


(John Anne). Dios es misericordioso. El que está en gracia de Dios. Admirable
Roberto: Famoso por la gloria

Martirologio Romano: En York, en Inglaterra, beatos Juan Amias y Roberto Dalby, presbíteros y mártires, que durante el reinado de Isabel I fueron condenados a la pena capital por ser sacerdotes, suplicio que aceptaron con alegría.

Juan Amias nació en Wakefield, York, en el seno de una familia rica; inició su vida como fabricante de tejidos; se casó, pero al enviudar, repartió sus bienes entre sus hijos y estudió en Reims donde fue ordenado sacerdote en el 1581. 
Regresó a Inglaterra donde trabajó apostólicamente al norte del país, hasta que fue descubierto y apresado y encarcelado en el castillo de York. Fue martirizado en York junto a Roberto Dalby. 
Ambos mártires llegaron llenos de alegría al martirio. Juan besó el madero de la horca en señal de aprecio hacia el martirio, teniendo en cuenta que era ya un hombre anciano. Después de pender unos minutos en la horca se les bajaba y eran colocados en un cajón y allí se les arrancaba el corazón y después eran descuartizados sus miembros. Sus cabezas estuvieron expuestas en sendas picas como signo de escarmiento.
Su martirio tuvo el fruto de la conversión de un preso anglicano llamado Brombey, que había compartido con los mártires la cárcel, y que manifestó que cuando fueron ejecutados, vio como un globo luminoso del cielo se posó sobre ellos. Brombay abrazó la fe católica y la mantuvo hasta su muerte.

Roberto Dalby nació en Hemingborough (Yorkshire) Inglaterra hacia el 1550; era pastor protestante, pero al tener contacto con católicos tuvo una terrible crisis en su alma, se convenció de la falsedad del anglicanismo y empezó a pensar que por haberlo sostenido y propagado no podría salvarse. Entonces intentó suicidarse, y pero fue detenido a tiempo y confortado y recuperado por un sacerdote católico. Se convirtió al catolicismo y fue ordenado sacerdote en Reims en 1588. 
Vuelto a Inglaterra fue detenido muy pronto, en Scarborough, y encerrado en el castillo de York con Juan Amians. Fue ahorcado y descuartizado en York. Fueron beatificados por Pío XI el 15 de diciembre de 1929.