30 de marzo de 2015

Beato JOAQUÍN DE FIORE. (c.1130 - c.1202).

(it.: Gioacchino da Fiore).
Jahvé fortalece. Dios construiré, eregiré.

Nació en Celico, cerca de Cosenza. Se dice que era paje en la corte del rey Ruggero de Sicilia donde conoció la vida mundana. Una peregrinación a Tierra Santa le despertó su vocación religiosa. En el 1155, ingresó en los cistercienses de Sambucina como humilde portero. Después de una permanencia en el monasterio de Corazzo, donde fue ordenado sacerdote y elegido abad, dejó la Orden con permiso del Papa y, se retiró buscando la soledad, a meditar y a escribir, en las montañas calabresas. 
Para realizar su ideal de vida monástica fundó un monasterio en San Juan en Fiore y así da vida a una nueva congregación religiosa aprobada en el 1196 (a pesar de la oposición de las otras Ordenes). En 1202, cuando su congregación contaba con varios monasterios en Calabria, murió santamente en medio de sus monjes, recomendándoles de amarse unos a los otros. Fue un teólogo polémico, santo Tomás de Aquino fue su adversario, aunque nunca dudó de su santidad. Varios papas le aconsejaron que escribiera, y siempre se sometió al juicio de la Iglesia; solamente después de su muerte, su obra "Sobre la Trinidad" fue condenada en el Concilio de Letrán (1215). 
En 1220 el papa Honorio III lo declaró perfectamente católico y mandó divulgar esta sentencia. Los seguidores de Joaquín de Fiore enviaron una relación de milagros atribuidos a él, con vistas a la canonización.
El culto como beato se estableció espontáneamente. En 1688 fue incluido como beato en las "Acta Sanctorum" de los Bolandistas. En 2001 fue reabierto su proceso de canonización y la petición de nombrarlo Doctor de la Iglesia.