25 de febrero de 2015

Beato ROBERTO DE ARBRISSEL. (c.1046 - 1116).

(fr.: Robert d’Arbrissel).
Famoso por la gloria

Martirologio Romano: En el priorato de Ursano, en la región de Bourges, en Aquitania, tránsito del beato Roberto de Arbrisel, presbítero, que, predicando públicamente la conversión de las costumbres, reunió mujeres y hombres en el monasterio doble de Fontevrault, que fue gobernado por una abadesa.

Nacido en Arbrissel (Bretaña), hoy Arbresec, en el seno de una familia de campesinos, y su padre era el párroco de la localidad. Destacó desde su infancia por su inteligencia y amor al estudio, aunque parece que no alcanzó grandes resultados, pero le valió para suceder a su padre como párroco. En 1076 favoreció la elección de un soldado como obispo de Rennes, que fue destituido en 1078. Roberto se trasladó a París donde estudió en la universidad, en un momento donde la reforma gregoriana ya iba adquiriendo su importancia. Fue acusado por los reformadores de nicolaísmo, por ser hijo de un sacerdote, y de simonía, por el modo en que fue elegido su obispo. En 1089, su antiguo obispo fue restablecido en su sede y lo llamó a Rennes para colaborar con  él. Con el título de arcipreste luchó contra la simonía y el nicolainismo. A la muerte del obispo en 1093, fue exiliado a Angers por los clérigos de la diócesis donde fue profesor de Teología. Al cabo de un tiempo se retiró con un compañero al bosque de Craon en los confines de Bretaña. Su vida y elocuencia atrajeron a multitudes. Fundó una casa para acoger a sus discípulos: la abadía de canónigos regulares de Roé. 
Urbano II le confirió la dignidad de misionero apostólico, dándole poder para predicar en cualquier lugar del universo, especialmente la cruzada. Dedicó parte de su vida a elevar la dignidad de la mujer en general y de las prostitutas en particular; sus actividades como predicador y reformador provocaron una reacción tan hostil que tuvo que huir a Bretaña. En el 1100 asistió al concilio de Poitiers en compañía de san Bernardo de Tirón.
Fundó una abadía en Fontevrault (1099) y una orden religiosa (junto con el beato Giraldo de Salis), compuesta de hombres y mujeres bajo la regla benedictina. La dirección la tenía la abadesa para así honrar a María, los monjes eran sobre todo capellanes de las monjas. Esta abadía tuvo por abadesas a 14 princesas de sangre real y allí descansaron generaciones de reyes, así como el corazón de Ricardo Corazón de León, por lo que fue llamado el cementerio real de Fontevrault. Inspiró su reforma a san Esteban Harding. Después de una borrascosa carrera, Roberto se retiró a Fontevrault y pasó el resto de su vida como simple monje. Murió en Orsan (Bretaña). No ha sido nunca formalmente canonizado. Tiene culto local.