2 de febrero de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Aproniano. M. c. 304. 
(Apropiano).
Carcelero romano que fue convertido al cristianismo mientras llevaba al tribunal al mártir san Sisinio.  
El antiguo Martirologio Romano decía: En Roma, en la vía Salaria, el martirio de san Aproniano, Alcaide, que, Gentil aún, como sacase de la cárcel a san Sisinio para presentarle al Prefecto Laodicio, y oyese una voz del cielo que decía: «Venid, benditos de mi Padre, recibid el reino que os está preparado desde el principio del mundo», creyó y fue bautizado, y después, confesando al Señor, condenado a pena capital, recibió la muerte.

catedral de Orleans
San Flósculo de Orleans. M. 500.
(Flou)
Florecilla
Martirologio Romano: En Orleans, en la Galia Lugdunense, san Flósculo, obispo.
Obispo de Orleans. Sucesor de san Próspero de Orleans y contemporáneo de san Sidonio Apolinar. El santoral de Constantino Ghini (1621) señala que "tamquam vere flos dedit bonorum operum odorem suavitatis", como una verdadera flor, esparció el suave perfume de las buenas obras; efectivamente, "Flos" (en latín flor) es uno de los nombres con el que el santo es conocido.

San Adalbaldo. M. c. 652. 
(Adabaldo, Adalbado, Edelvaldo)
El combate de la nobleza
Señor de Ostrevant, es conocido como "D'Ostrevant", quizás fue duque de Douai. Nació en Flandes, nieto de santa Gertrudis de Hamay. Sirvió en la corte de Dagoberto I y de Clodoveo II. Durante una expedición militar a Gascuña, se casó con una dama gascona de nombre santa Rictrudis, a pesar de la oposición de los padres de ella; tuvo como hijos a: Maurante, Closenda, Eusebia y Adalsinda (todos ellos venerados como santos). Adalbaldo fue asesinado de unos parientes de su mujer que desaprobaban su matrimonio, durante una expedición a Aquitania; fue venerado como mártir porque su muerte sucedió en una región en gran parte pagana. Está enterrado en el monasterio de Saint-Amand-les-Eaux de Elnone.

Santa Hadéloga. M. c. 745. 
(Adéloga)
Según una biografía legendaria, era una princesa franca, hija de Carlos Martel; bella y virtuosa fue pretendida por muchos nobles, pero ella los rechazó a todos pues había consagrado a Dios su virginidad. Acusada de fornicación con el capellán real, fueron despedidos de la Corte y llegados a un bosque, fundaron un monasterio doble, según la regla de san Benito, de los cuales Hadéloga fue la primera abadesa. Este monasterio era el de Kitzingen-auf-Maine, en Franconia. Gracias a su vida de santidad y milagros, su padre creyó en su virtud y dotó al monasterio de muchos bienes. Haldéloga fue sepultada en la iglesia del monasterio, pero hoy en día tanto sus restos como su sepulcro han desaparecido.
Que Hadéloga haya sido la fundadora de Kintzingen es muy dudoso, porque según un documento aún vivía en el 766, mientras el monasterio fue fundado y poco antes, durante el trabajo misionero de san Bonifacio, y su primera abadesa sería santa Tecla.

San Burcardo de Würzburg. M. c. 754. 
(Bucardo, Burvardo).
Audaz en la protección
Martirologio Romano: En Würzburg, en Austrasia, san Burcardo, el cual, oriundo de Inglaterra, fue ordenado por san Bonifacio como primer obispo de esta sede.
Benedictino inglés que se unió a la misión alemana de san Bonifacio de Maguncia (c.732); fue el primer obispo de Würzburgo en Franconia (consagrado por el mismo san Bonifacio) y allí fundó varias abadías benedictinas, la más importante era la de San Andrés (752), que después recibirá su nombre. En el 743 participó en el llamado “Concilium Germanicum” convocado por Carlomagno. En el 747 asitió también al sínodo panfranco en el cual los obispos francos añadieron a las actas una solemne profesión de fe en relación con la Iglesia universal y declararon su obediencia a Roma. Marchó dos veces a Roma en el 748 y en el 750, que lo envió a Roma para tratar de la cuestión dinástica del reino franco entre merovingios y carolingios. En el 752 se ocupó de la traslación de las reliquias de san Quiliano. 
Se dice que hacia el 753 renunció a su sede en favor de un monje de Fritzlar, donde parece que llegó a vivir, y pasó los últimos meses de su vida en retiro monástico, pero parecen que estas noticias no son creibles. El 14 de octubre no es la fecha de su muerte, sino de la traslación de sus reliquias en el 983 al monasterio de San Andrés, hoy San Bucardo. 

Santos Mártires de Ebstorf. M. 880. 
En el invierno del 880, el duque Bruno guiaba el ejército del rey Luis III contra los invasores normandos; en la palude de Luneberg (Sajonia), el ejército fue detenido por el hielo y la nieve y por tanto derrotado. Bruno, 4 obispos: Dietrich, Marquardo, Teodorico, 11 nobles y muchos otros fueron ejecutados y fueron venerados como mártires.  

Beato Pedro Cambiani de Ruffia. (1320-1365). 
Piedra firme. Roca
Martirologio Romano: En Susa, en el Piamonte, beato Pedro Cambiani de Ruffia, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que por odio a la Iglesia fue asesinado por los herejes en el claustro.
Nació en Ruffia o Chieri, Piamonte, en el seno de la noble familia Cambiani: su padre fue agente judicial de su ciudad y su madre pertenecía a la alta burguesía. Después de recibir una buena educación, se decidió pronto a la vida religiosa; tenía especial veneración por Nuestra Señora del Rosario. Ingresó en el convento dominico de Savigliano en Turín, a los 16 años, donde pasó gran parte de su vida viviendo con gran austeridad. 
Fue enviado como inquisidor general a Piamonte y Lombardía; se ocupó sobre todo de los valdenses, para que volvieran a la unidad de la Iglesia. En enero de 1365, junto con otros dos frailes dominicos fue en misión a las montañas de Suiza, para trabajar con los franciscanos en Suze. Su predicación atrajo a mucha gente y la envidia de los valdenses, lo que llevó a que le tendieran una trampa y lo mataran. El beato Pío IX, el 4 de diciembre de 1865, con ocasión del V centenario de la muerte del beato, confirmó el culto que se le tributaba desde el tiempo de su martirio.