Translate

domingo, 2 de febrero de 2014

Beato ANDRÉS CARLOS FERRARI. (1850-1921).


Martirologio Romano: En Milán, en Italia, beato Andrés Carlos Ferrari, obispo, que trabajó en favor de las tradiciones religiosas de su pueblo y abrió nuevos cauces para dar a conocer en el mundo el amor de Cristo y de la Iglesia

Nació en Latta di Protopiano, Parma. Fue ordenado sacerdote en 1873. En 1874, fue nombrado párroco de Mariano, después coadjutor de Fornovo di Taro, y en 1877, fue rector y profesor del seminario de Parma. En 1890 fue consagrado obispo de Guastalla, y un año más tarde fue trasladado a la sede de Como, donde realizó un viaje pastoral por todos los rincones de su diócesis.
En 1894, el papa León XIII, le promovió a la sede de Milán, y un día más tarde lo creó cardenal, (cambió su nombre por el de Carlos, al hacerse cargo de la sede ambrosiana) que siguiendo el ejemplo de san Carlos Borromeo, mantuvo las tradiciones religiosas de su gente y abrió nuevos caminos mediante los cuales se diera a conocer a Cristo y la caridad de la Iglesia, en los cinco viajes pastorales que hizo por toda la diócesis. Siendo arzobispo de Milán, fundó la “Unión de Jóvenes Católicos Milaneses”(1906) y echó las bases de una universidad católica, con la aprobación de la fundación de la Universidad del Sagrado Corazón. Muy interesado por los problemas sociales, promovió numerosas obras de esta índole (cajas rurales, ligas de obreros, de campesinos...). Igualmente cuidó mucho la prensa católica. Sufrió mucho la campaña antimodernista, pues aunque fue obediente a las directrices de la Santa Sede, fue atacado por los intransigentes y mantuvo unas relaciones muy tensas con el papa san Pío X, que nunca comprendió la realidad milanesa. Él respondió con el silencio encomendando a Dios su causa. El papa Benedicto XV le consoló y le reafirmó la estima de la Santa Sede. 
Durante la I Guerra mundial promovió obras de caridad en favor de las víctimas, cuidándose de las viudas, huérfanos, heridos, prisioneros... para ello aprobó la Compañía de San Pablo. Aprobó la creación de la Universidad Católica de Milán, ideada por Agostino Gemelli. Murió en Milán un 2 de Febrero, después de una larga enfermedad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada