2 de enero de 2015

Santos BASILIO "Magno" y GREGORIO NACIANCENO. s. IV. Doctores y Padres de la Iglesia.


Martirologio Romano: Memoria de los santos Basilio Magno y Gregorio Nazianceno, obispos y doctores de la Iglesia. Basilio, obispo de Cesarea de Capadocia (hoy en Turquía), apellidado “Magno” por su doctrina y sabiduría, enseñó a los monjes la meditación de la Escritura, el trabajo en la obediencia y la caridad fraterna, ordenando su vida según las reglas que él mismo redactó. Con sus egregios escritos educó a los fieles y brilló por su trabajo pastoral en favor de los pobres y de los enfermos. Falleció el día uno de enero de 379. Gregorio, amigo suyo, fue obispo de Sancina, en Constantinopla y, finalmente, de Nacianzo. Defendió con vehemencia la divinidad del Verbo, mereciendo por ello ser llamado “Teólogo”. La Iglesia se alegra de celebrar conjuntamente la memoria de tan grandes doctores.

Basilio: (c.330 - 379). Nació en Cesarea de Capadocia (actual Kayseri). Hijo de santos Basilio "el Viejo" y Emelia. Hermano de san Gregorio de Nisa, san Pedro de Sebaste, Naucracio (monje a orillas del Iris) y santa Macrina. Su abuela santa Macrina "la Vieja", fue quién lo educó. Estudió primero bajo la guía de su padre, y después  en Constantinopla y Atenas, donde inició una fértil amistad con san Gregorio Nacianceno. Terminados los estudios empezó a enseñar Retórica. Como la profesión de maestro de Retórica era muy importante y bastante honorífica, Basilio soñó en alcanzar la gloria y la fama, pero las conversaciones con su hermana santa Macrina, se inició un proceso de conversión que le hicieron pedir el bautismo que recibió de manos del obispo de Cesarea, Dianio. Inició una peregrinación por distintos lugares y el ejemplo de los monjes que conoció en Egipto, Palestina y Siria le hicieron, renunciar a sus bienes en beneficio de los más pobres y junto con san Gregorio Nacianceno, seguir la vida religiosa; escribió una "Regla" para la organización del monacato sea masculino que femenino. Es la única Orden monástica que existe en la Iglesia griega. Se retiró a un lugar llamado Nisa (o Sens) a orillas del Iris, cerca de Cesarea, donde edificó un monasterio. En el 360, acompañó a su obispo Dianio al I Concilio Ecuménico de Constantinopla como lector, al regreso terminó sus dos obras ascéticas "Sobre el juicio de Dios" y las "Reglas morales"
Se distinguió por su preocupación social y por sus escritos. Fue ordenado sacerdote en el 364 por el nuevo obispo de Cesarea, san Eusebio de Samosata y lo convirtió en su colaborador. De aquí salió la obra "Liturgia de San Basilio". Asistió al concilio de Lampsaco donde conoció el arrianismo más radical representado por Eutimio y compuso la obra "Contra Eutimio" en defensa del Concilio de Nicea. 
Las relaciones con su obispo se enfriaron y Basilio regresó a su retiro monástico donde compuso "Pequeño Ascético". Fue elegido arzobispo de Cesarea, metropolitano de Capadocia y exarca del Ponto en el 370, sucediendo a san Eusebio, y desde la cátedra luchó contra el arrianismo y los macedonistas, que tenían el apoyo del emperador Valente de Bizancio; con gran coraje conservó la fe católica en toda la Capadocia. Defendió la unidad de la Iglesia y apoyó y luchó por los más pobres creando hospitales. Con este fin dedicó todas sus energías en la predicación y en la creación de obras doctrinales. Su obra "Sobre el Espíritu Santo" todavía no ha sido superada por la teología católica donde se defendió de falta de ortodoxia. 
Sabemos que era incorregiblemente testarudo y temerario; luchó contra el arrianismo y fue acusado de ser él también hereje. Frustrado y desanimado, escribió: “Por mis pecados, parezco no tener éxito en nada”, sin embargo no permitió que los pensamientos negativos le dominaran. La razón de este desánimo fue que tuvo que soportar el cisma de Antioquía, entre dos obispos ortodoxos, san Melecio y Paulino, Basilio intentó informar al Occidente cristiano, al papa san Dámaso y a las iglesias de las Galias, que ignorantes de la situación de Oriente, condenaron al obispo legítimo san Melecio. Será para Oriente lo que san Benito para Occidente. En Oriente es el primero de los tres santos Jerarcas. 

Gregorio Nacianceno: (c.329 - c.390). Nació probablemente en Arianzo en Nacianzo en Capadocia, donde era obispo de Nacianzo su padre; fue el hijo mayor de santos Gregorio Nacianceno "el Viejo" y de Nonna. Hermano de santos Cesáreo de Capadocia y Gorgonia. Durante 16 años estudió Cesarea de Capadocia, (donde conoció a san Basilio) en Cesarea de Palestina y, sobre todo, en Alejandría y, finalmente en Atenas, donde fue compañero de estudios de Juliano el Apóstata, y de san Basilio, donde nació una gran  amistad. Regresó a Nacianzo, y ya con cerca de 30 años, recibió el bautismo de manos de su padre. El carácter de Gregorio era muy inestable y sensible, capaz de repentinos entusiasmos y desilusiones, lo que le acarreó no pocos problemas.
Se unió con su amigo Basilio en el eremitorio monástico de Annesi de Ponto, donde combatieron la herejía arriana; en el 361 fue ordenado sacerdote por su padre para que le ayudase en las funciones de su episcopado, y en el 372, obligado por Basilio, obispo de la pequeña ciudad de Sasima, pero se negó a aceptar esta sede, cosa que enturbió las relaciones entre ambos. Pero cuando Basilio murió, Gregorio le hizo un panegírico recordando con emoción los años vividos. La amistad de estos dos hombres se traduce en el elocuente sermón de alabanza que Gregorio escribió para su amigo, en el que resaltó la hondura, la fecundidad y calidad de su mutua amistad:
"Nos movía un mismo deseo de saber, actitud que suele ocasionar profundas envidias, y sin embargo carecíamos de envidia. En cambio teníamos en gran aprecio la emulación. Contendíamos entre nosotros, no para ver quién era el primero, sino para averiguar quién cedía al otro la primacía. Cada uno de nosotros consideraba la gloria del otro como propia".
"Una sola tarea y afán había para ambos, y era la virtud, así como vivir para las esperanzas futuras, de tal modo que, aun antes de haber partido de esta vida, pudiese decirse que habíamos emigrado ya de ella. Ese fue el ideal que nos propusimos, y así tratábamos de dirigir nuestra vida  y todas nuestras acciones, dóciles a la dirección del mandato divino, acuciándonos mutuamente en el empeño de la virtud. Y, a no ser que decir esto vaya a parecer arrogante en exceso, éramos el uno para el otro la norma y regla con la que se discierne lo recto de lo torcido".
Al morir su padre, tuvo que aceptar se nombrado obispo de Nacianzo, pero al fallecer su familia se retiró a Seleucia, buscando la soledad. En el 380, el emperador Teodosio, lo nombró al obispado de Constantinopla. Estuvo solamente un mes en este cargo, donde consiguió que 36 obispos arrianos regresaran al seno de la Iglesia. Asistió a el II Concilio Ecuménico de Constantinopla, donde se condenó una vez más, el arrianismo, a los penumatómacos, apolinaristas y sabelianos. La oposición de algunos elementos hostiles, especialmente los obispos de Egipto y Macedonio, determino su  retiró a Nacianzo, para regirla por poco tiempo, ya que designó para el cargo a un sacerdote llamado Eulalio, que era su primo. Posteriormente se trasladó a Arianzo, donde se dedicó a la oración y al estudio, y allí murió. La tragedia de su vida fue la consagración episcopal porque no tenía carácter para ello y que le valió el distanciamento temporal con Basilio. Defendió la ortodoxia contra la herejía arriana, y a él se debe la conversión de Constantinopla que había caído en la herejía de Arrio. 
Fue un gran teólogo y poeta, escribió sus célebres "Homilías". Suya es la célebre frase cristológica antiapolinarista: “No es sanado lo no asumido”. Los griegos le llaman "el Teólogo" por sus "Discursos teológicos" u "Homilias". MEMORIA OBLIGATORIA.