30 de enero de 2015

Santa ALDEGUNDA DE MAUBEUGE. (630-684).

(Adelgunda, Aldegonda, Adelgundis, Orgonne)
Famosa por su nobleza

Martirologio Romano: En el monasterio de Maubeuge, en Neustria, santa Aldegunda, abadesa, en tiempo del rey Dagoberto

Nació en la provincia de Hainaut (Bélgica). Era hija de santos Berta y Gualberto. Hermana de santa Wadeltrudis, abadesa de Le Mons. Fue tía de santas Madelberta y Aldeltrudis, quienes también fueron abadesas en el monasterio que fundaría nuestra santa. Rechazó la mano de un príncipe de Inglaterra para seguir a Jesús escogiendo la vida de virginidad y dejando el hogar. Su biografía más antigua, compuesta un siglo después de su muerte por Auson de Lobbes, es muy dudosa. Se cuenta que perseguida por el hijo del rey de Gran Bretaña, que se quería casar con ella, huyó dejando uno de sus zapatos en las manos de sus perseguidores. Atravesó milagrosamente el río Sambre sin mojarse los pies o, de acuerdo con otra versión, ayudada por dos ángeles. 
Recibió el velo de san Amando de Elnone, obispo de Maastricht. En este punto su leyenda dorada cuenta que Jesús, para festejar las bodas de su casta esposa, cambió en vino el agua que ella había tocado, y ordenó a su ángel custodio que la consolara en sus aflicciones. También se narra que apareció una paloma que cogió de encima del altar el velo preparado para ella, que le puso encima de su cabeza.  
Junto a su hermana, santa Wadeltrudis, fundó una pequeña enfermería que con el tiempo llegaría a ser la famosa abadía de las monjas benedictinas en Maubeuge (Francia, muy cerca de la frontera con Bélgica). Aquí fue la primera abadesa. Pidió a Dios morir de cáncer y así fue, por esto se la invoca contra este mal. Sus reliquias se veneran en la iglesia de Maubeuge.