1 de enero de 2015

San ODILÓN DE CLUNY. (961/2 - 1049).


Martirologio Romano: En Souvigny, de Borgoña (hoy Francia), muerte de san Odilón, abad de Cluny, que fue severo consigo mismo, pero dulce y misericordioso con los demás. Estableció treguas entre los que peleaban entre sí y, en tiempo de hambre, ayudó a los necesitados con todas sus fuerzas. Fue el primero en establecer en sus monasterios la Conmemoración de todos los fieles difuntos, fijándola para el día siguiente a la Solemnidad de todos los santos.

Hijo de la noble familia de Mercoeur en Auvernia, donde nació. Era canónigo de Saint-Julien de Brioude, cuando el abad san Mayolo, le invitó a hacerse monje cluniacense. Hacía el 990 ingresó en la comunidad de Cluny. Fue nombrado abad coadjutor en el 992, del abad san Máyolo y abad de Cluny en el 994. Odilón marcó de modo determinante la historia del monasterio. Gentil y generoso fue conocido en todo el mundo cristiano por su liberalidad hacia los necesitados: "Prefiero condenarme por mi misericordia que por mi dureza", y se le atribuye la Tregua de Dios, que paliaba la crueldad de la guerra, pero en realidad pertenece al abad Oliba de Ripoll; a esta iniciativa unió la de la fiesta de los "Fieles difuntos" y la de "Todos los santos". 
Bajo su gobierno, rompiendo la tradición de la reforma monástica de sus predecesores, Odilón sentó las bases de la “Iglesia cluniacense”, constituídas por una red de fundaciones dependientes del centro, depedientes del abad; los monasterios cluniacenses aumentaron de 37 a 65 casas, entre ellas están las abadías de Paray le Monial, Vézelay y Moissac. Consiguió de los pontífices Gregorio V y Juan XIX los instrumentos jurídicos de la soberanía de la abadía (inmunidad y plena exención). Dirigió espiritualmente a santa Adelaida y escribió su biografía. Estuvo relacionado con los mayores soberanos de la cristiandad: los reyes de Francia, Hugo Capeto y Roberto el Piadoso, por cuyas demandas el abad de Cluny reformó la abadía de Saint Denis; el rey de Navarra, Sancho, envió a Cluny al monje Paterno para solicitar la reforma de San Juan de la Peña; para ello viajó muchísimo por toda Europa. Parece que rechazó el episcopado de Lyon. 
Bajo su abadengo fue particularmente activo el “scriptorium” del monasterio: como su predecesor, Odilón fue un buen recopilador de textos. Asimismo fue importante su actividad literaria, que comprende himnos, sermones que revelan la devoción eucarística y mariana del abad. Está enterrado en el monasterio de Sauvigny en Bourbonnais, donde quiso morir igual que san Máyolo.