17 de enero de 2015

San JENARO SÁNCHEZ DELGADILLO. (1876-1927).


Portero. Propio de Enero. Consagración al dios Jano.

Martirologio Romano: En la ciudad de Tocolatlán, en México, san Jenaro Sánchez Delgadillo, presbítero, mártir durante la persecución mexicana.

Nació en Agualele, Jalisco, en el seno de una modesta familia. Se educó en el colegio del Espíritu Santo de Guadalajara, para estudiar artes y oficios, trabajando, para ayudarse y ganando siempre una beca. Ingresó en el seminario de Guadalajara y fue ordenado sacerdote en 1911. 
Fue coadjutor de diferentes pueblos: Nochistán, San Marcos, y superior del seminario de Cocula. Después fue coadjutor de la parroquia de Tecolotlan, y dentro de ella, capellán de Tamazulita, Jalisco. En 1923 sus padres se fueron a vivir con él. En esta capellanía se acreditó por su bondad y celo apostólico. Al llegar la persecución de 1926, pasó a la clandestinidad, quedéndose en los ranchos y atendiendo como podía a su feligresía. Fue siempre obediente, sincero y amante de la verdad. Había dicho: “Creo que en esta persecución van a morir muchos, y quizás yo sea el primero”.
Estaba en el rancho La Cañada con la familia Castillo cuando fue descubierto y apresado. Le esperaba una agonía horrible. Le llevaron a un cerrito llamado La Loma, y allí los soldados le quisieron ahorcar. Él les dijo que los perdonaba, que pedía a Dios por ellos y gritó un viva a Cristo Rey. Tiraron de la cuerda, pero lo ahorcaron mal, y le hacían sufrir mucho, así que murió lentamente en una terrible agonía. Lo bajaron, le pegaron un balazo en un hombro y luego un bayonetazo que lo atravesó. Dejaron el cadáver en el suelo e insepulto. Su madre fue quien recogió el cadáver y está enterrado en la parroquia de Cocula. Fue canonizado por san Juan Pablo II el 21 de mayo de 2000.