14 de enero de 2015

San DACIO DE MILÁN. M. 552.


Habitante de la Dacia

Martirologio Romano: En Milán, en la región de Liguria (hoy Italia), sepultura de san Dacio, obispo, que en la controversia de los “Tres Capítulos” defendió la sentencia del papa Vigilio, al cual acompañó a Constantinopla, donde murió.

Obispo de Milán, durante 22 años. Durante la mayor parte de su episcopado, que duró por lo menos de 530 a 552, tuvo que defender constantemente los intereses temporales y espirituales de su Iglesia. Para salvar a la ciudad de Milán, de los godos, se alió con Belisario, quien desgraciadamente no pudo enviarle refuerzos antes de que la ciudad fuese atacada y saqueada. Es posible que Dacio haya sido hecho prisionero y libertado después, gracias a la influencia de su amigo Casiodoro. Escribió una "Historia del Cristianismo" en Milán. 
Fue expulsado de su diócesis por Teodoto rey ostrogodo, que era arriano, y tuvo que ir a Constantinopla donde defendió, junto con el papa Vigilio, los derechos del papado ante Justiniano. Se le conoce por sus prácticas exorcistas. Parece que Dacio en Constantinopla, de donde sus restos fueron trasladados más tarde a Milán, su ciudad episcopal. 
San Gregorio Magno cuenta en sus "Diálogos", la curiosa historia de una casa en la que el diablo acostumbraba aterrorizar a los ocupantes, imitando discordantes y horribles rugidos de fieras. Dacio entró sin temor en la casa, puso en fuga al demonio y restauró la paz.